Presenta IFE resultados del primer ejercicio de redistritación

El primer ejercicio de redistritación elaborado por el IFE en cumplimiento del mandato legal determinó cambios en 12 entidades federativas, con el fin de garantizar la igualdad del voto y una mejor representatividad política.

Con ello siete estados del país tendrán un distrito electoral federal más, cuatro uno menos y el Distrito Federal perderá tres.

De acuerdo con ese primer escenario generado con el algoritmo matemático que toma en cuenta como principal factor de cambio el crecimiento y la movilidad de la población, los estados que ganan un distrito federal electoral son los estados de México, Chiapas, Guanajuato, Jalisco, Querétaro, Quintana Roo y Tamaulipas.

En contraparte Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Veracruz pierden uno, respecto a la distribución actual.

Si se considera la pérdida de tres distritos por parte del Distrito Federal se estima que las otras veinte entidades mantendrán el número de distritos federales electorales que tienen.

Al concluir los trabajos de este primer ejercicio el Instituto Federal Electoral (IFE), a través de la Dirección Ejecutiva del Registro Federal de Electores (RFE), reiteró que sólo se tomaron en cuenta los factores técnicos y las condiciones previstas en la ley.

Puso como ejemplo que independientemente de su población todos los estados deben contar con por lo menos dos distritos federales electorales para garantizar la igualdad del voto y una mejor representatividad política.

La generación de ese primer escenario se llevó a cabo los días 17 y 18 de julio y una vez que las computadoras arrojaron el resultado se puso ya a consideración de las autoridades electorales y de los partidos políticos que, de acuerdo con lo previsto, analizarán y presentarán sus observaciones a más tardar el 20 de agosto.

Con las observaciones recibidas el comité de expertos en áreas como demografía, matemáticas, estadística e identidad cultural -grupo independiente del organismo electoral- deberá generar un segundo escenario de redistritación.

Esa propuesta será nuevamente puesta a disposición de las autoridades y los partidos políticos, que tendrán una nueva oportunidad de hacer análisis y observaciones con las que se generara el proyecto de redistritación definitivo para ser aprobado por el Consejo General.

Se estima que el primer escenario no variará de forma significativa respecto al definitivo, pues ya se tomaron en cuenta los factores técnicos y políticos que prevé la normatividad.

El IFE recordó que todo el procedimiento deriva del mandato establecido en el Artículo 53 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Para ello se toma en cuenta el fenómeno generado por la dinámica demográfica del país en los últimos años, pues la población pasó de 97.4 millones de habitantes en 2000 a 112.3 millones en 2010, con una migración interna de más de 31.1 millones de mexicanos de acuerdo con el último censo de población levantado en 2010.

Esos movimientos poblacionales propiciaron que actualmente hasta 30 por ciento de los distritos electorales estén sub o sobrerrepresentados, según en el caso, y es lo que se pretende corregir con la redistritación.

Respecto al Distrito Federal, la pérdida de tres distritos federales electorales es consecuencia directa de la migración registrada hacia otras localidades entre 2000 y 2010, como se confirma con los datos levantados por el último Censo de Población y Vivienda elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Se prevé que el escenario final esté disponible en octubre próximo para ser sometido a la aprobación del Consejo General del instituto a fin de contar con una nueva demarcación de los 300 distritos electorales federales uninominales, que será la base fundamental de los procesos electorales federales de 2015, 2018 y 2021.