Apelan evangélicos de EUA a republicanos aprobar reforma migratoria

Una coalición de algunas de las mayores agrupaciones evangélicas del país apelaron hoy al sentido cristiano de los republicanos en la Cámara Baja para que aprueben sin demora una reforma migratoria integral.

Varios de los líderes de la denominada Mesa Evangélica para la Migración dejaron en claro que no apoyan una legislación particular pero si una que incluya una vía a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados que se estima viven en el país.

"Nosotros venimos a presentar el caso desde la perspectiva cristiana", dijo el reverendo Jim Wallis, presidente y fundador de la revista cristiana Sojourners, al referir que el tema ha sido abordado aludiendo su impacto social, económico y de seguridad.

En conferencia de prensa en las escalinatas del Capitolio junto con otros líderes de la coalición, Wallis dijo que están conscientes del componente político que el tema tiene, aunque consideró que la dimensión moral que conlleva es mayor a estas consideraciones.

"La fe personal debe reemplazar las presiones políticas", dijo.

Russell Moore, presidente de la Convención Bautista del Sur dejó en claro que el grupo, que este martes se reunió con varios legisladores republicanos, no vino a Washington a hacer cabildero político.

"No estamos aquí como un grupo de presión política", precisó.

El reverendo Wendell Griffen, pastor de la Iglesia Nuevo Milenio de Little Rock Arkansas dejó en claro que más allá de cualquier legislación, el grupo considera que cualquier reforma debe contener principios cristianos, "de los que habla la misma Biblia".

"Nuestro llamado es a que la solución sea bipartidista que incluya estos principios", dijo.

Además de una ruta a la ciudadanía, estos principios incluyen la reunificación familiar, una efectiva seguridad fronteriza, hacer más eficiente el sistema de migración.

El grupo apoya igualmente someter a los indocumentados que pudieran acogerse a la reforma al cumplimiento de una seria de requerimientos, incluyendo aprender inglés, pagar una multa, impuestos, entre otros.

"Lo que le pedimos al Congreso es que entienda la urgencia moral de resolver de una buena vez este problemas que tiene un profundo impacto social en comunidades a través del país", dijo Wallis.