Los samuráis, personajes emblemáticos y justos: Guillermo Quartucci

Los samuráis son personajes emblemáticos de vidas épicas que siempre pelean por la justicia y salvaguardan el honor, afirmó el especialista Guillermo Quartucci.

Al impartir una conferencia magistral, como parte del ciclo "Honor, acero y sangre: Cine samurái", que organiza la Cineteca Nacional con el apoyo de la Fundación Japón en México, dijo que los samuráis fueron guerreros similares militarmente a los caballeros medievales europeos, pero radicalmente distintos a ellos en sus vidas cotidianas, fuera de la guerra.

Siguieron el Bushido, código que regía sus vidas y con el que instauraron valores que aún siguen vigentes en su sociedad.

De ahí que el cine samurái recoge los valores positivos de la cultura japonesa, premiando la virtud y castigando el vicio a través de estos personajes.

Este género, dijo, existe desde hace varios años en el Séptimo Arte, incluso, viene desde el cine mudo con lo que logró catapultar a sus primeras estrellas cinematográficas desde la década de los años 20.

"Este cine era apoyado desde las esferas oficiales, porque representaba una ideología de moral y honor, pero a finales de la Segunda Guerra Mundial los filmes se terminaron a causa de la censura", indicó.

Sin embargo, para los años 50 y 60 regresó a las pantallas con directores como Akira Kurosawa y películas como "Trono de sangre" y "La fortaleza oculta".

"El cine samurái sirvió para cuestionar la propia cultura de Japón e incluso su incertidumbre en la posguerra con la relación que existía con Estados Unidos", resaltó.

El ciclo "Honor, acero y sangre: Cine de Samuráis" se presenta del 16 al 28 de julio en la Cineteca Nacional con 13 películas en formato de 16 y 35 milímetros, traídas en exclusiva a México con el apoyo de la Fundación Japón.

Con este programa se celebran los 400 años de contacto cultural entre Japón y México.

De acuerdo con Nelson Carro, subdirector de Programación de la Cineteca Nacional, se trata de una completa revisión del cine de samuráis desde la década de los años 30 hasta nuestros días, mostrando la importancia política y cultural que estos guerreros convertidos en símbolos de honor.

Tras su exhibición en la Cineteca Nacional, este ciclo viajará a Cuernavaca y Monterrey para que más personas puedan disfrutar de estas historias épicas.

Algunos de los largometrajes, son: "A la orilla del río", de Tetsuo Shinohara, 2011; "Venganza en venta", de Kihachi Okamoto, 2001; "El ocaso del samurái", de Tasogare Seibel, 2002; "La espada del samurái", Yojiro Takita, 2003; "La espada oculta", de Yoji Yamada, 2004 y "El honor del guerrero", de Yoji Yamada, 2006.