Trabajará Sedatu sobre rezago en conflictos agrarios

El titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Jorge Carlos Ramírez Marín, informó que a finales de diciembre entregarán casi 300 mil títulos de propiedad para abatir el rezago que existe en el campo.

En entrevista, Ramírez Marín destacó que hasta el momento llevan un avance de 57 por ciento en este rubro, ya que los puntos de mayor atención en el campo son abatir el atraso en la acreditación de la propiedad y evitar la judicialización de éste.

Comentó que para eludir que los conflictos agrarios lleguen a los juzgados se dialoga con los tribunales en la materia para acelerar la resolución de los casos pendientes, pues llevan hasta siete u ocho años.

"Son muchos los conflictos agrarios que terminan en los tribunales debido que prácticamente es imprescriptible el derecho al reclamo en el agro mexicano", aseveró el funcionario.

Al respecto, la subsecretaria de Política Sectorial de la Sedatu, Georgina Trujillo Zentella, mencionó que con el programa para la atención de conflictos agrarios no todos pueden ser resueltos en el corto plazo, pues cuentan con un proceso judicial que tiene que agotarse.

Por ello, adelantó que para avanzar en la materia la dependencia atenderá los conflictos que ya están a punto de la resolución, y que recibirán un promedio de 400 millones de pesos.

En otro contexto, Ramírez Marín también habló del tema de las casas abandonadas, fenómeno que se presenta principalmente en Chihuahua y el Estado de México.

Señaló que sólo el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) cuenta con 119 mil viviendas deshabitadas, y al año se desocupan 40 mil.

Por ello, abundó, se llevan a cabo tres programas: uno con el Infonavit, que realiza subasta de esas casas abandonadas al mejor postor; y otro con los gobiernos estatales y municipales, que se encargan de rehabilitarlas y comercializarlas.

Mientras que el tercero se realiza con las desarrolladoras de vivienda, a los cuales se les regresan las casas abandonadas para que las reparen y las habiliten, y luego las comercialicen para que sean ocupadas de nuevo.