Desarrollan en Yucatán nuevas variedades de maíz

Especialistas del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) y productores locales, lograron la producción de dos nuevas variedades de semillas de maíz para su cultivo en zonas pedregosas, resistentes a la sequía local y cuya producción de grano se triplica.

El secretario estatal de Desarrollo Rural, Felipe Cervera Hernández, indicó que luego de 14 años de investigación, en fecha reciente se entregaron para su cultivo las variedades de semilla denominadas Sacbé y Chichén, las cuales impactarán en unos 22 municipios de la ex zona henequenera, cuyas tierras son pedregosas.

Indicó que con el apoyo de la dependencia a su cargo, así como de la Sagarpa, se espera que la producción de maíz en estas localidad pasen de 300 kilogramos a mil 200 kilogramos por hectárea, por lo que el productor además de contar para su consumo, tendrá para resiembra, consumo de sus animales y hasta vender.

Precisó que las nuevas variedades de semilla de maíz "no son semillas modificadas genéticamente, sino creadas a partir de semillas tradicionales yucatecas, con lo que protegemos a otros sectores sistemas de producción como el apicultor.

Subrayó que la generación de estas nuevas variedades de maíz tuvo al INIFAP como "centro de investigación puntal generador", instancia que también dará seguimiento a los procesos de siembra, crecimiento, cosecha, resguardo de semilla, a fin garantiza el éxito en la producción de la gramínea.

"Esta semilla mejorada está seleccionada para zonas pedregosas, se protege más y segundo, es una semilla más resistentes a la sequía de Yucatán", dijo.

Afirmó que en Yucatán, a diferencia de otros estados de la República, la sequía dura unos tres meses, pero el gran problema que tienen es la gran filtración de agua, en especial en la ex zona henequenera, que al ser pedregosa, no retiene líquido.