Retomará Obama retos económicos en sus discursos

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, retomará su mensaje económico mañana miércoles con un discurso en el que insistirá en la necesidad de atacar de manera expedita los retos más apremiantes que enfrenta la economía del país.

Con este propósito, Obama viajará al Colegio Knox en la comunidad de Galesburg, Illinois, donde en 2005 pronunció un discurso económico poco después de haber sido electo como senador por ese estado.

El vocero presidencial Jay Carney dijo que en su discurso de mañana miércoles Obama "dejará en claro la necesidad de volver a enfocarnos en los temas que importan más para la clase media y que son esenciales para el crecimiento".

"No ha habido suficiente atención a la visión central del presidente de que debemos hacer todo lo que podamos para ayudar a la clase media y darle las herramientas para que pueda avanzar y ganar terreno en esta economía", apuntó Carney en su habitual rueda de prensa.

La noche del lunes pasado, Obama dijo que su discurso pondrá de relieve los retos existentes en el frente económico, aunque reconoció los significativos avances logrados a pesar de la crisis que confrontó el país y la lenta y desigual recuperación.

"No existe una cuestión más importante para este país que preguntarnos cómo vamos a crear una economía en la cada uno que trabaje sienta que está avanzando y se sienta seguro", dijo.

Obama aclaró que si bien no espera que el discurso vaya a cambiar maneras de pensar, "nos dará la oportunidad de enfocar nuestra atención en las cosas que los estadunidenses me piden".

El discurso del mandatario en Illinois será precedido por otro del mismo corte que ofrecerá un día después en Jacksonville, Florida.

Aún antes de su entrega, los republicanos criticaron el discurso por considerarlo un ejercicio sin mayor impacto, haciendo notar que existen algunas medidas que Obama podría poner en marcha de inmediato para impulsar la economía.

Uno de ellos, dijo el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, sería aprobar la construcción del oleoducto Keystone, que permitiría el traslado de crudo pesado de Canadá a refinerías en las costas de Texas en el Golfo de México.

"Si el presidente fuera serio en ayudar a nuestra economía, no daría otro discurso, trabajaría para aprobar cosas como el oleoducto Keystone que pondría a miles de estadunidenses de regreso a trabajar", dijo.