Alerta ONU sobre transformación de Siria en campo de batalla global

Siria se transforma cada día más en un campo de batalla no sólo regional sino también mundial, señaló hoy el coordinador de la ONU para la Paz en Medio Oriente, Robert Serry, durante una sesión en el Consejo de Seguridad.

El funcionario advirtió que resulta "profundamente preocupante" el surgimiento de amenazas y violencia sectaria en Siria y países vecinos, por lo que recordó a las partes en conflicto sus obligaciones ante el derecho internacional.

"Los combatientes en Siria deben recordar que todos aquellos responsables por violaciones al derecho internacional humanitario serán llamados a rendir cuentas", declaró Serry.

Reiteró además la posición de la ONU de que el conflicto -que inició en marzo de 2011- no tiene una solución armada, sino política, por lo que llamó a evitar las falsas expectativas de que las victorias militares recientes del gobierno pudieran representar un eventual alto a la violencia.

"Las demandas legítimas del pueblo sirio no pueden satisfacerse con armas sino con visión y liderazgo de todos los sirios, el gobierno y la oposición por igual", aseveró.

Aseguró que continúan los esfuerzos para realizar a la mayor brevedad posible la Conferencia de Ginebra.

Confió además en que la ampliación y la elección de un nuevo liderazgo por parte de la oposición represente al espectro político de Siria y no a factores externos.

De acuerdo con varios reportes, los gobiernos de Arabia Saudita y Qatar han enviado armas a los grupos armados de la oposición en Siria, y Estados Unidos ha decidido igualmente proveer de armamento ligero a algunos combatientes rebeldes moderados.

Por su parte, Rusia ha suministrado armamento al régimen de Bashar Al Asad, que ha sido apoyado en su lucha armada por combatientes de Irán y del grupos político libanés Hezbollá.