Sujeta Europa a pésimos reportes económicos y elevado desempleo

Europa sigue sujeta a pésimos reportes económicos y a un elevado desempleo, a pesar de que algunos países europeos ya superaron el punto más bajo de la recesión, señaló hoy el Centro para la Investigación del Consumo (GfK).

El GfK es el mayor centro a nivel mundial en investigaciones de mercado con oficinas en casi todos los países.

El Reporte sobre el Consumo en Europa tiene el objetivo de proporcionar una panorámica sobre el desarrollo de las expectativas sobre la coyuntura económica, el ingreso y el consumo en 12 países de la Unión Europea (UE).

Consideró que en la actualidad se empieza a imponer la idea en Europa de la combinación de dos tesis contrapuestas para hacer frente a la crisis de la deuda.

La primera es la que defiende el curso de ahorro y que es encabezada por Alemania. La segunda es la de que primero se tienen que aplicar incentivos económicos a los países en crisis para generar crecimiento y empleo, y después ahorrar.

Esta última posición es defendida por los países europeos en crisis y también por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Sin embargo, en la práctica se empieza a ver una combinación de ambas.

Esto es lo que reflejan los casos de Francia y España, que obtuvieron dos años más de tiempo para bajar la concertación de nueva deuda bajo la "marca mágica" del 3.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

A Italia se la está librando del procedimiento en su contra por no bajar a ese nivel su déficit de presupuesto público y lo mismo se está aplicando a Letonia, Lituania, Hungría y Rumania.

Bruselas, por su parte, no quiere deteriorar más la situación en vista del elevado desempleo.

Pero la Comisión de la UE mantiene la exigencia de que los países europeos lleven a cabo las reformas estructurales pendientes, sobre todo en el mercado de trabajo, el sistema de pensiones y la economía en general.

Mientras tanto, "va en aumento la esperanza de que la crisis termine a mediano plazo en los países europeos", se asentó en el Reporte.

En comparación con el cuarto trimestre de 2012, la economía europea se ha recuperado algo y también el Banco Central Europeo (BCE) ve signos de una lenta recuperación hacia finales de año, aunque todavía no se perfila un repunte.

El GfK informó que los Indices de Compras de los Gerentes de Empresas están mejorando y ese es un indicador temprano especialmente confiable.

En Francia, este Indice aumentó de 45.5 a 46.4, en Italia de 46.2 a 47.3. En España se logró un "buen salto" de 45.5 a 48.1, el nivel más alto en ese país en 24 meses.

En Alemania, Italia, Gran Bretaña y España los consumidores creen que habrá un repunte hacia finales de este año. En los países del Oriente de Europa las expectativas de los consumidores respecto a la coyuntura económica están estancadas en un nivel bajo.

En Portugal y Grecia se está abriendo paso muy lentamente la esperanza de un repunte. Francia está luchando contra la caída del crecimiento y tiene todavía que soportar duras reformas antes de que la economía pueda volver a crecer.

Los consumidores franceses están pesimistas respecto a las expectativas de la coyuntura.

En cambio, los consumidores más optimistas respecto al repunte económico en los próximos meses son los alemanes, austríacos y búlgaros.