Destacan proyecto republicano sobre migración en Cámara baja EUA

La Cámara de Representantes de Estados Unidos impulsa un justo equilibrio en el Proyecto de Ley de Seguridad Fronteriza y responsabilidad fiscal, lo que no se había mostrado en años pasados, afirmó hoy Los Angeles Times.

En uno de sus editoriales, el influyente rotativo abordó el acuerdo alcanzado en la Cámara de Representantes sobre el proyecto de ley enfocado hacia una reforma migratoria que ya fue aprobado por el Senado.

"Es una sorpresa que la Cámara de Representantes haya actuado bien en este aspecto", destacó el diario más importante de la región Oeste de Estados Unidos.

"No es frecuente que la Cámara actúe bien en la reforma migratoria, al menos en los últimos años. Sin embargo, con los resultados de este año con la Ley de Seguridad Fronteriza ha surgido una pieza sensible y milagrosa de la Comisión de Seguridad Nacional", resaltó.

En esta comisión se acordó demandar que en el proyecto de ley quede plasmado un equilibrio justo entre la aplicación y la responsabilidad fiscal.

A diferencia del enfoque surgido del Senado, que arroja un gasto de 46 mil millones de dólares en la frontera México-Estados Unidos sin ninguna estrategia real detrás de él, el proyecto de la Cámara fue mejor, reconoció el diario.

Este requeriría que el Departamento de Seguridad Nacional presente un informe sobre la situación de los cruces ilegales y desarrolle una estrategia para contrarrestar la gran mayoría de entradas no autorizadas.

Los proyectos de la Cámara y el Senado comparten algunos de los mismos objetivos, como pidiendo un aumento dramático en la vigilancia de la frontera y garantizar que el 90 por ciento de los que tratan de cruzar ilegalmente sean deportados o detenidos.

Pero el proyecto de la Cámara requeriría mucho más análisis antes de gastar miles de millones de dólares para añadir más agentes y tecnología adicional.

Por ejemplo, el proyecto de la Cámara pide a la Seguridad Nacional, como parte de su informe de situación, identificar las áreas de alto tráfico de entradas ilegales dentro de los tres meses después de convertirse en ley.

El departamento tendrá otros 30 días para crear indicadores para medir el estado de la seguridad fronteriza.

En un plazo de nueve meses a partir de la aprobación del proyecto de ley, el departamento tendría que tener una estrategia de seguridad fronteriza y en funcionamiento.

Sólo después de que se cumplen estos parámetros el Congreso podría proporcionar fondos adicionales para la ampliación de la estrategia a través de toda la frontera.

El proyecto de ley de la Cámara de Representantes también exige más responsabilidad del departamento, incluyendo informes al Congreso y mayor responsabilidad gubernamental.

A diferencia del proyecto del Senado, el de la Cámara baja vincula ahora la promesa de un camino a la ciudadanía para millones de inmigrantes que están ilegalmente en Estados Unidos con la seguridad fronteriza, que está fuera de su control, resalto.

Gran parte del crédito de este nuevo enfoque pertenece a los congresistas Michael McCaul (R-Texas), el presidente de la comisión de seguridad interna, y el vicepresidente Candice S. Miller (R-Mich.).

Ambos legisladores trabajaron en cabildeos y consultas con expertos en lugar de ceder a las exigencias de algunos miembros de su partido que creen que construir una nueva versión de la muralla china le garantizara la seguridad fronteriza a Estados Unidos, indicó.

El martes, el comité tiene previsto celebrar audiencias para comparar los enfoques de la Cámara y el Senado para la seguridad fronteriza.

"Esperamos que McCaul y Miller sigan demostrando que algunos republicanos de la Cámara siguen siendo capaces de tener una discusión sana y creíble sobre la reforma migratoria", finalizó.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano por Ohio, John Boehner, ha expresado que no se espera un avance concreto hasta septiembre.

Boehner mencionó que el asunto de la reforma migratoria debe definirse antes de que empiecen a tratar el tema del presupuesto, lo que significaría que el plazo para llegar a una solución para millones de indocumentados sería el otoño boreal.

La Cámara de Representantes enfrentará semanas cruciales en las que deberán definir si avanzan con el tema de la reforma migratoria en un ambiente cargado de diferencias, debates e indecisiones sobre aspectos claves de la legislación como es el acceso a la ciudadanía y el fortalecimiento de la seguridad fronteriza.