Descarta Le Monde impacto en Líbano o Siria postura de UE ante Hezbolá

La decisión de la Unión Europea (UE) de inscribir como organización terrorista al brazo militar del grupo chiita Hezbolá (Partido de Dios) no cambiará el curso de la situación en Líbano ni en Siria, opinó hoy el diario francés Le Monde.

En su editorial "Europa, Hezbolá y el martirio de Siria", el rotativo comentó la postura "un tanto paradójica" de la UE de "golpear" a Hezbolá como si ello compensara la ausencia de políticas en Siria, ante la cual el bloque de 28 países se encuentra paralizado.

Refirió que la razón oficial invocada por los ministros europeos fue una serie de atentados atribuidos al grupo chiita libanés en Bulgaria y en Chipre, aunque precisaron que continuarán teniendo contactos con los representantes de Hezbolá en el seno del gobierno de Líbano.

El Partido de Dios es el principal representante de la comunidad chiita libanesa, que constituye un 30 por ciento de la población del país, y dispone de una poderosa milicia armada que supera al ejército regular, la cual es equipada y entrenada por Irán.

El canciller británico William Hague aseguró que la decisión de la UE era un mensaje claro a Hezbolá, sin embargo "el mensaje es poco claro y ambiguo" pues "no es que el grupo practique el terrorismo sino que recurre a eso de buena gana", apuntó.

El periódico indicó que en realidad los 28 países estaban divididos, ya que algunos encontraban políticamente inoportuno sancionar a la formación chiita que está en el corazón de la vida política libanesa, debido a la dificultad de diferenciar a su ala militar.

"Es una sola organización, muy estructurada y muy jerárquica", puntualizó el rotativo de mayor circulación en Francia.

Destacó sin embargo que los europeos estuvieron de acuerdo en que Hezbolá fue a la guerra en Siria, al lado del régimen de Damasco, por lo que es junto -con Irán- el segundo pilar de apoyo de Bashar al-Assad, pues comprometió a cientos de hombres en la rebelión siria.

Hezbolá no habría entrado en Siria sin el acuerdo de Irán, por lo que "uno se imagina que el mensaje europeo iba dirigido a varios destinatarios", aunque "es difícil no ver una postura de relativa impotencia de los europeos ante la tragedia siria".

Para Le Monde, los 28 no saben qué camino seguir, pues la mayoría no quiere una intervención militar en Siria, incluso Francia y Reino Unido -los más intervencionistas- están reacios a armar a una rebelión multiforme en la que proliferan los grupos yihadistas más radicales.

"¿Sancionar a Hezbolá? ¿Para qué? Será difícil cambiar el rumbo de las cosas en Líbano o en Siria, ésta escenario de un drama inmenso ante el cual Europa observa impotente", concluyó.