Temen más muertes de indocumentados en frontera con México

Aunque el número de cruces de inmigrantes indocumentados a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México se redujeron, las fatalidades aumentaron, reveló hoy la prensa local.

Mucha de estas muertes se han registrado en una porción de la frontera con Texas, particularmente en el condado de Brooks, donde en lo que va de este año se han recuperado 39 cuerpos que se sospecha pertenecen a indocumentados.

Funcionarios del condado, ubicado al norte de la frontera de Texas con el estado mexicano de Tamaulipas, expresaron al diario USAToday sus temores de que el número de cuerpos recuperados este año supere la cifra de 2012, cuando alcanzó los 129.

Ese número significó un incrementó de 100 por ciento respecto de las cifras de 2011.

Los temores sobre una cifra más alta este año se deben al hecho de que históricamente el mayor número de cadáveres o restos han sido descubiertos en los meses de julio, agosto y septiembre, cuando se registran las temperaturas más altas del año.

"Hemos estado más ocupados que nunca este año, no parece que haya un fin", dijo al diario Rolando Gutiérrez, un oficial de la oficina del alguacil del condado de Brooks.

El diario señaló que cifras oficiales revelaron que una tercera parte de todos los cuerpos recuperados a lo largo de la frontera con México ha sido descubierta en Brooks.

Gutiérrez indicó que aunque estos hallazgos se han convertido en una trágica rutina, algunos han dejado una profunda huella difícil de olvidar.

Recordó el de un joven de unos 19 años, cuyo cuerpo, sólo con ropa interior, fue encontrado a pocos metros de una laguna, y el de un par de hermanos de El Salvador abandonados por contrabandistas cuando la joven ya no pudo seguir la caminata y murió insolada sin que su hermano pudiera hacer nada.