Señalan hasta ahora insoluble muerte de ganado en vías férreas en Cuba

Autoridades cubanas alertaron hoy que los atropellamientos de ganado en la vía se mantienen como un serio problema en el sistema ferroviario y afectan a más de dos tercios de los trenes que transportan pasajeros.

El director de Seguridad e Inspección Ferroviaria del Ministerio de Transporte, Ronald Boffill, citado por el diario Granma, dijo este martes que esa incidencia es la que más influye en el comportamiento del nivel de accidentes ferroviarios.

Si bien desde enero hasta mayo pasado se registraron 10 afectaciones menos a la seguridad del movimiento de los trenes, respecto al mismo periodo de 2011, resulta preocupante que de los 235 hechos ocurridos en total, 34 por ciento tuvo como causa el atropellamiento de ganado suelto en la vía férrea, indicó.

Boffill atribuyó esos percances a la negligencia y el descontrol de productores privados y entidades estatales.

Precisó que de los 82 impactos de un tren a uno de estos animales, la mayoría tuvo como escenario a la Línea Central, mientras que las provincias que presentan los resultados más críticos son Sancti Spíritus, Villa Clara y Matanzas.

Dijo además que 67 por ciento de este tipo de afectaciones ocurrió con trenes de viajeros, aspecto que debe tenerse en cuenta porque cuando llegue al país el nuevo equipamiento ferroviario sus velocidades superarán los 80 kilómetros por hora gracias a las acciones de recuperación del ferrocarril.

El funcionario se refirió también al incremento de los choques en los pasos a nivel con vehículos automotores --de 15 a 17 siniestros--, debido a violaciones a la Ley 109, Código de Seguridad Vial.

"Producto de estas colisiones, 10 de las cuales ocurrieron con trenes de viajeros, resultaron lesionadas 12 personas y fallecidas otras tres, mientras que el pasado año no hubo que lamentar pérdidas de vidas humanas, y hasta mayo solo hubo cinco heridos", anotó.

El funcionario explicó además que, aunque disminuyeron de 21 a 17 los eventos asociados a la interposición de personas al paso de los trenes, estos dejaron un saldo de 11 muertos y seis heridos.

Informó que se han incrementado los recorridos conjuntos de la Unión de Ferrocarriles, la Agricultura y la Policía, a fin de intensificar la recogida y el decomiso del ganado suelto en la vía, y priorizar el cumplimiento de las indicaciones de dichos organismos respecto a esta problemática.

Desde hace años, recordaron analistas, los atropellamientos de ganado suelto en las vías férreas de la isla ha sido constante preocupación para las autoridades cubanas.

Aunque en muchos casos puede atribuirse a negligencia de productores privados y estatales, es frecuente que ladrones de ganado mayor, e incluso propietarios de los animales, los sacrifiquen de esa forma para obtener su carne con vista al consumo o la venta en el mercado negro.

El hurto y sacrificio ilegal de ganado se incrementó durante la década de los 90, tras el fin de la ayuda soviética que agravó la crisis económica de la isla y provocó grandes penurias alimentarias a la población.

El gobierno respondió endureciendo las sanciones; la pena máxima por robar y matar una vaca fue elevada a 20 años de prisión, y también se castiga al que compra la carne, un producto básicamente destinado a personas con dietas médicas y niños pequeños.

Un informe oficial a finales de 2011 señaló "la desprotección de la masa ganadera" y la "corrupción de trabajadores y funcionarios del sector" como principales causas, y el presidente Raúl Castro pidió "continuar aplicando sanciones severas" a los infractores.