Baja ligeramente pesimismo de europeos sobre economía de UE

El pesimismo de los europeos acerca de la situación económica en la Unión Europea (UE) y en todo el mundo ha disminuido ligeramente en los últimos doce meses, de acuerdo con una encuesta publicada hoy aquí por la Comisión Europea (CE).

El estudio - realizado en mayo pasado en los Veintiocho y los países candidatos a la UE - revela que 72 por ciento de los ciudadanos considera que la economía europea se encuentra en una mala situación, mientras que 65 por ciento piensa lo mismo respecto a la economía mundial.

Esas proporciones son, respectivamente, tres y cuatro puntos porcentuales inferiores a las constatadas el año pasado.

Por otra parte, la proporción de pesimistas frente a la situación económica de sus propios países ha permanecido sin cambios, en 72 por ciento.

España es el país con el mayor nivel de pesimismo: 99 por ciento de la población considera mala la situación económica nacional, comparado con 98 por ciento en Grecia y Chipre, 97 por ciento en Croacia y 96 por ciento en Portugal.

El dato contrasta con el panorama en Suecia, Alemania y Luxemburgo, donde entre 80 y 75 por ciento de los encuestados afirman que su país disfruta de una buena situación económica.

El desempleo sigue siendo la mayor preocupación entre los europeos, mencionado por 51 por ciento de los entrevistados, tres puntos porcentuales más que hace un año.

El problema inquieta principalmente a los españoles (79 por ciento), chipriotas (72 por ciento) y portugueses (72 por ciento).

Sólo en tres países el desempleo no ha sido mencionado como primera o segunda mayor causa de desasosiego: Alemania, Malta y Rumanía.

La mayoría de los alemanes están más preocupados con el nivel de la deuda pública, mientras que a los malteses les inquieta sobre todo la inmigración y a los rumanos la situación económica.

De manera general, 33 por ciento de los europeos citó a la situación económica como mayor motivo de preocupación, 20 por ciento al alza de los precios y 15 por ciento a la deuda pública.

En cuanto a las expectativas para los próximos doce meses, la proporción de quienes confían en que la situación financiera de sus hogares permanecerá igual ha aumentado cuatro puntos porcentuales, hasta 60 por ciento, mientras que la de aquellos que acreditan que empeorará cayó cuatro puntos, hasta 19 por ciento.

También aumentó dos puntos, hasta 61 por ciento, la proporción de europeos que consideran que su situación laboral no cambiará.

Por otra parte, 11 por ciento piensan que será peor, un punto menos que el año anterior.