Confía Panamá en que XXIII Cumbre Iberoamericana refuerce sistema

La Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y Gobierno en Panamá permitirá reforzar este sistema de cooperación y lograr una nueva dinámica de cumbres, confió hoy aquí la viceministra panameña encargada del Ministerio de Relaciones Exteriores, Mayra Arosemena.

Al participar en el seminario "De Cádiz a Panamá: la renovación del espacio iberoamericano", organizado por la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), dijo que se va en el camino correcto para alcanzar los objetivos trazados por esta comunidad.

En el evento en Casa de América, comentó que los procesos de cambios de las últimas décadas en América Latina, las cumbres han servido para "reflexionar sobre políticas ante problemas de la región y reforzar cooperación internacional a favor del desarrollo social y la dignidad humana".

Agregó que la cita del 18 y 19 de octubre en Panamá quiere consolidar la transformación del sistema de cumbres, ayudar a insertar a esta comunidad en procesos innovadores, abrir nuevos caminos de cooperación y destacar el potencial de la cultura.

El titular de SEGIB, Enrique V. Iglesias, recordó que en la pasada cumbre de Cádiz de 2012, se abrió un proceso de consultas para esa transformación del sistema de cumbres, y el pasado 2 de julio se presentó el documento de reflexión.

Recordó que las consultas del ex presidente chileno, Ricardo Lagos, la ex canciller mexicana Patricia Espinosa, y él mismo, parte de que "las cosas han cambiado, no es el año 1991, ya van a ser 23 cumbres, y ahora Iberoamérica existe, con identidad propia".

"La idea de repensar a Iberoamérica en el escenario mundial era un ejercicio necesario. La propuesta aspira a concentrar la temática de cumbres en temas centrales con impacto en política, lo social y lo económico", dijo.

Confirmó que se plantea que las cumbres sean bienales, coincidiendo con el mismo año de las cumbres Comunidad de Estados Latinoamericano y del Caribe (CELAC)-Unión Europea (UE), y en medio tener una reunión de ministros de Asuntos Exteriores.

Añadió que se quiere dejar más diálogo para los mandatarios en las cumbres y que las resoluciones sean aprobadas por los cancilleres.

El director general para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, Pablo Gómez de Olea, destacó que la cooperación, el conocimiento, la formación, la lengua y la cultura, son ejes que se benefician de este sistema de cumbres.

"Las cumbres no son para crear declaraciones grandilocuentes. En Panamá habrá que traducir un mecanismo renovado para una identidad fortalecida gracias a estas cumbres que suponen una aportación al concierto de las naciones, y que debe ser escuchado", apuntó.

El seminario reunió en esta capital a numerosos expertos en América Latina, tanto de universidades como de organismos multilaterales.