Apertura y concesiones en Pemex, dilema entre dirigentes políticos

Mientras que el líder priista César Camacho se pronunció por energéticos "a mejor precio", el dirigente ferrocarrilero Víctor Flores sugirió permitir la apertura del capital privado en Pemex mediante concesiones, y el perredista Miguel Alonso Raya calificó esta última como una medida agresiva para el sector.

El presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), César Camacho Quiroz, señaló que gas, electricidad y gasolina a mejor precio para todos es la propuesta de su instituto en materia energética.

"Queremos convertir el sector energético en el motor de este país", recalcó el dirigente priista en su cuenta de Twitter.

El dirigente de los trabajadores ferrocarrileros, Víctor Flores, rechazó a su vez la privatización de Pemex, pero sugirió que se permita al capital privado participar en la paraestatal por medio de un esquema de concesiones.

Entrevistado en Palacio Nacional, expuso que mediante concesiones a plazos de 10, 15 o 20 años se verían los resultados de la participación de empresas privadas con la petrolera nacional, sin el riesgo de que se pierda la rectoría del Estado.

Además, propuso realizar un debate amplio e informado sobre la situación de Pemex, en el que se expongan las ventajas y desventajas, e incluso las reservas que puedan tener las partes, incluyendo al gobierno federal, a fin de conocer lo que realmente le conviene a la paraestatal.

En tanto, el vicecoordinador del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados, Miguel Alonso Raya, respaldó el análisis que presentaron expertos sobre la propuesta energética del PAN, la cual consideraron sería "la más agresiva apertura" en los últimos 30 años.

En un comunicado, expuso que las concesiones petroleras que propone el Partido Acción Nacional (PAN) están prohibidas por el Artículo 27 Constitucional, pues una de las causas de la expropiación de 1938 tiene su origen en ese esquema, se propone ahora como concesiones "modernas" y "audaces".

En ese sentido, coincidió en que dejar "sin cambio alguno" lo que establece ese artículo garantizará la seguridad energética de las futuras generaciones.