Recorre Papa Francisco Río de Janeiro en sencillo automóvil

El Papa Francisco abordó hoy un sencillo vehículo de color gris tras su llegada a Río de Janeiro, para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), y realizó un extenso recorrido con la ventanilla abajo.

El Sumo Pontífice abordó el vehículo en el Aeropuerto internacional Galeao/Antonio Carlos Jobim tras ser recibido por la presidenta brasileña Dilma Rousseff y recorrió una carretera saludando con su mano a quienes se apostaron a un costado para verlo pasar.

El sencillo vehículo, que estuvo escoltado en todo momento por varios automóviles de seguridad y motociclistas de la policía, pasó muy cerca de varias personas que incluso se colocaron en plena carretera para ver pasar por un par de segundos al Papa Francisco.

Ya a la entrada al centro de la ciudad de Río de Janeiro, la comitiva fue interrumpida por la gente, que desbordó el cordón policial y se abalanzó sobre el automóvil del Papa, quien no subió en ningún momento la ventanilla del vehículo.

Varios agentes de seguridad debieron rodear el sencillo automóvil para permitir que siguiera su recorrido, mientras decenas de personas estiraban su mano para intentar tocar al Sumo Pontífice o lo saludaban a escasos metros.

Tras estos últimos hechos, varios motociclistas se colocaron a un costado del sencillo automóvil y la comitiva aceleró su velocidad para evitar un nuevo inconveniente en materia de seguridad, pero una congestión de autobuses obligó a una nueva parada.

De nuevo, cientos de brasileños se abalanzaron sobre el vehículo, por lo que los agentes de seguridad rodearon el automóvil, aunque dejaron pasar dos menores que fueron bendecidos desde el interior del automóvil por el Papa Francisco.

El recorrido se tornó más complejo en forma posterior, con detenciones obligadas cada ciertos metros debido a la presencia de decenas de personas en las calles ansiosas de ver de cerca al Papa en su camino a la Catedral de San Sebastián.

En ese lugar abordó el conocido Papamóvil blanco, el cual sólo contaba con una protección vidriada en su parte frontal y superior, en tanto en sus costados está liberado, tal como lo pidió el Papa Francisco a los organizadores.