Alerta ONU sobre generación de niños llenos de furia en Siria

Naciones Unidas alertó hoy sobre la posibilidad de que toda una generación de menores en Siria crezca cargada de furia y resentimiento, analfabeta, y predispuesta a la violencia.

"Los niños en Siria no sólo son afectados de manera diaria por la pérdida de familiares, de su casa y de la esperanza", señaló Leila Zerrougui, representante especial de la ONU para niños en conflictos armados.

"Están llenos de furia, y repito eso, están llenos de furia, y si la violencia continúa enfrentaremos además una generación de analfabetas", manifestó Zerrougui.

En una conferencia de prensa en la sede de la ONU tras concluir una visita a Siria y países vecinos, la representante explicó que para muchos niños en Siria el conflicto se ha convertido en la única realidad de la que pueden disponer.

"Es difícil de imaginar lo que los niños están enfrentando en Siria. Fui a un hospital y vi a un niño sin una pierna que dijo que en cuanto los doctores lo curen volverá a pelear", narró Zerrougui.

La representante especial de la ONU evitó ofrecer estimaciones sobre el número de niños sirios que participan activamente en el conflicto, aunque recordó que tanto el gobierno como los grupos de oposición han sido señalados por abusar y reclutar menores para combates.

Zerrougui declaró que el grupo más afectado por el reclutamiento forzado en el conflicto es el de menores de entre 15 a 18 de edad, aunque también hay varios casos documentados de niños de entre 12 y 15 años que tienen un papel activo en las hostilidades.

Expresó lo complicado que resulta para un menor de edad ser reclutado por algún grupo de la oposición para terminar atacando a personas de su propia comunidad.

De acuerdo con la ONU, 6.8 millones de personas necesitan de asistencia humanitaria de emergencia para subsistir en Siria, de los que casi la mitad son menores de edad.

Así, millones de menores dependen de la comunidad internacional para satisfacer sus necesidades básicas, incluido su derechos de asistir a la escuela.

Zerrougui manifestó que la educación para los niños sirios es un problema incluso en los campos de refugiados montados en los países vecinos, debido a la dificultad de sincronizar las materias, las certificaciones y el idioma, en el caso de Turquía.

La ONU calcula que luego de que el conflicto de Siria iniciara en marzo de 2011 más de 92 mil personas han perdido la vida, además de que al menos 1.7 millones de sirios han buscado refugio de la violencia en otros países.