Denuncian que fraude académico se extiende en Cuba

El fraude académico se extiende en Cuba a pesar de la campaña del gobierno contra la corrupción, reveló un sondeo del diario Juventud Rebelde.

El 45 por ciento de los padres interrogados aceptó la conveniencia de comprar un examen, en tanto el 30 por ciento de los alumnos encuestados incurrió en alguna manifestación del fraude académico, dijo el periódico oficialista.

La mayor incidencia de este ilícito ocurre en La Habana como "un tipo de corrupción" bastante frecuente, según un extenso reportaje publicado en su edición dominical por el órgano de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba (UJC).

Las entrevistas a profesores, padres y alumnos se realizaron en seis de los más poblados municipios de esta capital, con 2.2 millones de habitantes y donde según el presidente Raúl Castro crece la marginación social.

La compraventa de calificaciones o pruebas es una de esas prácticas más extendidas, pero también se hacen regalos, favores o trueques a los profesores, aunque muchos padres repudiaron la nocividad de estas acciones.

Según Juventud Rebelde, "el fraude académico puede considerarse un tipo de corrupción, ya que implica una deformación ética por el ánimo de lucro sobre una esfera trascendental como es la educación pública-gratuita".

El vocero de la UJC advirtió que el Código Penal contempla que en el caso de aquel funcionario o empleado que intencionalmente revele el contenido de pruebas o exámenes a los alumnos de centros docentes oficiales "puede cumplir de tres meses a un año" de privación de libertad.

Si el delito se realiza con ánimo de lucro o mediante dádiva de algún tipo la sanción sería de seis meses y hasta dos años de cárcel, subrayó el diario a tono con un llamado de Castro para enfrentar los problemas con transparencia.

"Estos actos no pueden quedar impunes", dijo al diario la viceministra de Educación, Margarita Mcpherson, quien opinó que cuando integrantes de una familia participan en acciones de fraude "también incurren en un delito".

La fuente comentó, sin revelar el nombre de la institución docente, que un profesor de Física cobraba 10 CUC (pesos convertibles, equivalente al dólar) por los trabajos de control parcial y 20 CUC por las pruebas finales de duodécimo grado.

Para otro profesor, citado solo como Eliécer, la culpa de los fraudes "es también de los padres, que son los que dan el dinero para que compren las pruebas o van a hablar con el maestro para que ayude a su hijo".

En junio pasado, el diario Granma reveló que dos profesores de un instituto y la empleada de una imprenta del municipio de Arroyo Naranjo fueron detenidos por fraude en un examen de matemáticas, cuyo cuestionario fue robado y vendido a estudiantes.

Castro, en reciente discurso ante el Parlamento, denunció las ilegalidades, indisciplinas sociales y pérdida de valores cívicos y morales que están afectando a la sociedad cubana en medio de la crisis económica agravada en las últimas dos décadas.

Desde que Castro asumió el poder en 2008, planteó que "la corrupción es hoy uno de los principales enemigos de la Revolución" y se propuso combatirla con toda la severidad que amerita.