Discutía por teléfono chofer de limusina incendiada en San Francisco

El conductor de una limusina en que perecieron calcinadas cinco mujeres cerca de San Francisco, en mayo pasado, discutía por teléfono con su exesposa cuando ocurrió el incidente, informaron hoy medios locales.

Raquel Hernández dijo a la Patrulla de Carreteras de California (CHP) que en el momento del incendio, a principios de mayo anterior sobre el puente de la Bahía, su exesposo discutía con ella y "puso música a muy alto volumen para que las pasajeras no lo escucharan".

En la limusina viajaban nueve enfermeras a la despedida de soltera de una de ellas. Las sobrevivientes dijeron que el conductor, Orville Brown, no las escuchaba cuando inició el fuego en la parte trasera del vehículo. Cuando al fin se detuvo, sólo se salvaron el chofer y cuatro mujeres.

Una de las sobrevivientes, Nelia Arellano, señaló que cuando el fuego comenzó en la parte trasera de la limusina, Brown continuó manejando sin detenerse, "no hizo nada por ayudarnos', hasta que el fuego amenazó con alcanzar la cabina del vehículo.

Según Raquel Hernández, el 4 de mayo cuando ocurrió el incendio, Brown insistía en llamarle una y otra vez para discutir con ella.

La CHP informó que tomará en cuenta la versión de Hernández pero la investigación sobre el accidente continúa abierta.