Ultiman detalles de llegada del Papa Francisco a Brasil

Las autoridades brasileñas ultiman los detalles de lo que será el primer día del Papa Francisco en Río de Janeiro, ciudad a la cual llegará hoy alrededor de las 16:00 horas locales de Brasil (19:00 GMT).

El Papa, quien cumplirá su primera visita al extranjero como pontífice para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), arribará este lunes en un avión de Alitalia a la Base Aérea de Galeao, donde será recibido por la presidenta brasileña Dilma Rousseff.

La máxima autoridad de la Iglesia católica se dirigirá de inmediato a la Catedral Metropolitana de Río de Janeiro, donde abordará el tradicional "Papamóvil" abierto para realizar un recorrido de un kilómetro hasta el Teatro Municipal, indicó la estatal Agencia Brasil.

En ese lugar, Francisco abordará un automóvil cerrado en el que se dirigirá al Tercer Comando Aéreo Regional, donde subirá a un helicóptero que lo trasladará a una recepción oficial en el Palacio Guanabara, sede del gobierno estatal de Río de Janeiro.

En el palacio será recibido por la presidenta Rousseff; el vicepresidente brasileño, Michel Temer, y el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, acto al cual están invitados todos los gobernadores del país y 650 invitados especiales.

La JMJ inicia este martes con una serie de actividades a las que asistirán, durante toda la semana y hasta el próximo domingo, cerca de dos millones de personas, 800 mil de los cuales serán turistas extranjeros.

Al menos 20 mil agentes policiales y militares estarán a cargo de la seguridad pública durante la actividad religiosa católica, mientras que el Papa contará con una custodia personal de 40 funcionarios de la Policía Federal.

De acuerdo con medios locales, el líder de la Iglesia católica habría pedido reunirse en forma exclusiva con los jóvenes argentinos que asistan a la JMJ, ocasión en la cual se encontraría con fieles de la que fuera su parroquia, en Buenos Aires.

La actividad del Papa Francisco con sus compatriotas se produciría este jueves o viernes en un lugar aún por determinar de Río de Janeiro.