Se reparten triunfo debutante Alejandro y Puerta Grande en La México

El debutante diestro guanajuatense Miguel Alejandro y el hierro de Puerta Grande se repartieron hoy el triunfo, en lo que fue la tercera tarde de la Temporada Chica 2013 en la Plaza México.

Miguel Alejandro cortó una oreja, con algunas protestas, luego de una estocada en todo lo alto, mientras la ganadería de Puerta Grande mandó al ruedo a dos ejemplares que recibieron al final los honores del arrastre lento.

Junto a Alejandro, estuvieron también el diestro tlaxcalteca Jaime Ruiz y el zacatecano Edgar Badillo, quienes se fueron con las manos vacías, a pesar de sus entregadas y voluntariosas labores.

El encierro de Puerta Grande estuvo correcto en su presentación y con un juego bastante regular y aceptable. Destacaron los corridos en segundo y sexto lugares, por lo que merecieron el arrastre lento.

Abrió Jaime Ruiz con "Toribio", de 395 kilos, con el que estuvo valiente y voluntarioso, aunque falto de recursos, lo que motivó al público a exigirle con algunos silbidos. Luego de batallar, mató con apuros y se llevó algunas palmas.

Con "Napoleón", de 377 kilos, Ruiz volvió a tener problemas en su lidia, la cual fue trompicada y nada continua, a pesar de sus ganas y voluntad. Luego de sufrir otra vez, despachó con pinchazos y espadazo y se fue con silencio y un aviso.

Edgar Badillo lidió a "Canelo", de 405 kilos, con el que estuvo variado y lucido por momentos, aunque su labor tuvo altibajos, sin embargo, mostró sus ganas y deseos. Despachó con espadazo trasero y se llevó palmas.

Con "Remolón", de 411 kilos, Badillo mejoró su trasteo hasta lograr destacados momentos, sin embargo, el novillo vino a menos y con ello la emotividad de la faena. Mató con algunos problemas y se fue con ovaciones.

Miguel Alejandro enfrentó a "Matlachín", de 395 kilos, con el que pasó muchos apuros, luego de su falta de sitio, experiencia y recursos, a pesar de sus ganas y entrega en aras de lucir. Despachó con problemas y se fue en silencio.

Lo mejor de Alejandro llegó con "Carmelo", de 407 kilos, con el que logró un emotivo trasteo variado y valiente, ante un noble rival que le dejó torear. Luego de una faena meritoria, mató con espadazo en todo lo alto que le valió para cortar una oreja, aunque con algunas protestas.

Al final, Alejandro dio la vuelta al ruedo acompañado por algunos integrantes de la familia propietaria de la ganadería de Puerta Grande.

El cartel del próximo festejo, el cuarto, será dado a conocer en el transcurso de la semana por la empresa del coso de Insurgentes.