Sin incidentes concluye peregrinación guadalupana más grande del país

Más de cien mil peregrinos de la diócesis de Querétaro, encabezados por su obispo Faustino Armendáriz Jiménez, arribaron este domingo a pie y en bicicleta a la Basílica de Guadalupe en la peregrinación más grande que se organiza en el país.

En esta ocasión los queretanos celebraron el Año Jubilar, es decir el 150 aniversario de la diócesis, así como la edición 123 de la peregrinación a pie de la rama varonil, la 53 de la femenil y la 31 de ciclistas, todos procedentes de la misma zona.

Durante la celebración eucarística, el obispo de Querétaro llamó a no rehuir el compromiso en favor de los que sufren y son víctimas del egoísmo, pues "el encuentro con la Palabra de Dios nos debe llevar a denunciar sin ambigüedades las injusticias y promover la solidaridad y la igualdad".

Como dijo el papa Pablo VI, citó, se trata "de alcanzar y transformar con la fuerza del Evangelio los criterios de juicio, los valores determinantes, los puntos de interés, las líneas de pensamiento, las fuentes inspiradoras y los modelos de vida de la humanidad, que están en contraste con la palabra de Dios y con el designio de salvación".

En este sentido, el jerarca hizo votos para que estos días de peregrinación sirvan para "redimensionar" el compromiso cristiano, "viviendo nuestra fe no a la medida de nuestros intereses y objetivos particulares, sino según el espíritu de quien se siente de verdad hijo de María".

Armendáriz Jiménez también subrayó que esta peregrinación es "parte esencial en la vida de muchos de nosotros", pues celebrar 150 años de la fundación de la diócesis "es una expresión viva de la fe de nuestro pueblo que ama a María".

Además "hay que dejarse evangelizar por aquellos a quienes se evangeliza, por los pobres", abundó el prelado.

Las nuevas generaciones necesitan ser introducidas a la palabra de Dios a través del encuentro y el testimonio auténtico de nosotros los adultos, la influencia positiva de los amigos y la gran familia de la comunidad eclesial, añadió.

Durante la celebración se reconoció a dos fieles que durante 75 años sin excepción han peregrinado hasta la Insigne y Nacional Basílica de Santa María de Guadalupe, así como a quienes han participado en este recorrido desde hace 50 o 25 años consecutivos.

De acuerdo con la oficina de comunicación de la Basílica de Guadalupe, en este año no se reportó incidente alguno con los peregrinos.