Honestidad y conexión con la gente, lo que mueve a Ryan Coogler

Ser un cineasta honesto y capaz de transmitir emociones y realidades a través de sus películas es el principal deseo del director Ryan Coogler, cuya ópera prima "Fruitvale Station" se presentó en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato, tras su paso por Cannes y Sundance.

En entrevista con Notimex, el estadunidense explicó que su amor por el séptimo arte nació cuando tenía 17 años e iniciaba la universidad y a partir de entonces decidió dedicarse a realizar películas que ofrezcan distintas perspectivas de la realidad.

"Quería ser doctor porque me gusta la química y la ciencia, pero en una clase de redacción creativa nos pidieron escribir sobre una de las experiencias más intensas de nuestras vidas. Cuando mi profesora leyó mi texto y me dijo que yo debería de dedicarme a ser escritor profesional, específicamente guionista porque la forma en que yo escribía era muy visual", recordó.

Aunque al principio Coogler pensó que su maestra "estaba loca" sembró en él una inquietud, que se sumó a su gusto por películas realizadas por Spike Lee, Steven Spielberg, George Lucas, Martin Scorsese, Francis Ford Coppola y Alfred Hitchcock.

Además de esos directores, Ryan reconoce entre sus principales influencias al rapero Tupac Shakur, y destacó que su interés por ser director de cine se confirmó luego de ver películas como "Ciudad de Dios" (Fernando Meirelles), "Amores perros" (Alejandro González Iñárritu), "Y tú mamá también" (Alfonso Cuarón), entre otras.

"Al ver estas películas descubrí que un cineasta puede tener una conexión con la gente a través de su trabajo y que se puede retratar la realidad de una sociedad desde distintas perspectivas, y eso es lo que más me interesa", manifestó.

El joven director indicó que sus intenciones son siempre trabajar desde un lugar donde se sienta conmovido, desde un nivel personal, desde donde sienta pasión y le permita conectar con la gente.

Con 27 años de edad y un presupuesto menor a un millón de pesos, Coogler realizó su ópera prima "Fruitvale Station", una película basada en hechos reales que retrata la historia de "Oscar", un joven que es asesinado por un policía en una estación del Metro en la comunidad de La Bahía.

El filme recibió el Premio Avenir, de la sección "Una Cierta Mirada" en el Festival de Cannes, así como el Gran Premio del Jurado y de la Audiencia en el Sundance Film Festival. Ahora alista un estreno mayor en Estados Unidos para el 26 de julio y su posterior estreno comercial en México.

Mientras tanto, Bryan Coogler ya trabaja en su siguiente película, una historia que gira en torno a un joven afroamericano que vive en un ambiente relativamente peligroso y que tiene una relación estrecha con su padre.

"Se trata de una película que tiene que ver con el futbol americano, porque yo soy fanático de ese deporte. En estos momentos estoy escribiendo el guión y espero pronto tener más noticias al respecto", concluyó el cineasta.