Esperan renuncia de ombudsman de Guerrero para aplicar norma

El diputado local Jorge Salazar Marchán se pronunció porque el presidente de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos (CDDH), Juan Alarcón Hernández, renuncie, para que la reforma cobre vigencia en torno al cargo vitalicio.

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Congreso local precisó que el diseño institucional del país prohíbe cargos vitalicios en cualquier orden de gobierno, y en Guerrero sigue ocurriendo con el cargo de Alarcón Hernández al frente a la CDDH, pese a la reforma legal al órgano en días recientes por los legisladores locales.

La reforma a la ley de derechos humanos no es retroactiva, y en consecuencia, se debe esperar a que Alarcón Hernández en un "gesto de voluntad" presente su renuncia y se separe del cargo para que a partir de entonces el nuevo nombramiento sea con base a la modificación legal.

"Debemos ser acordes a esa realidad, lo vitalicio genera vicios", consideró.

Aunque finalmente el próximo titular del órgano será a propuesta del titular del Ejecutivo estatal mediante una terna ante el poder Legislativo, cuyo permanencia será en un periodo de cuatro años en el cargo".

Salazar Marchán recordó que al inicio de la 60 Legislatura local se encontró con una propuesta de reforma a la Ley de Derechos Humanos "empantanada en los ayuntamientos, pues al ser constitucional debía aprobarla 50% más uno de los municipios, hasta el momento sólo tres lo han hecho".

Alarcón Hernández ha sido el ombudsman guerrerense durante los últimos 22 años, siendo Guerrero la primera entidad donde se creó un organismo de esa naturaleza.