Positiva la inversión de hasta 8.0% del PIB en compras de gobierno

La inversión entre 7.0 y 8.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) por compras de gobierno es un margen porcentual positivo que genera buenas expectativas y que contribuiría a la creación de nuevos empleos formales, consideró el especialista de la Universidad La Salle, Desilus Bendreff.

No obstante, opinó que el gobierno federal debe dar cumplimiento a su compromiso de revisar el marco normativo para que las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes) tengan mayor posibilidad de participación.

En entrevista con Notimex, expuso que la participación de las compras de gobierno en la expansión de la economía debe disminuirse una vez que haya mayor flujo de Inversión Extranjera Directa (IED).

Es decir, abundó, que las compras de gobierno no deben ser una estrategia permanente, sino coyuntural para el impulso del mercado interno.

"Es una política que muchos países la han adoptado, pero no puede ser una política de siempre. En cuanto empiece a llegar más inversión extranjera tenemos que reducir la participación -de las compras de gobierno-", sostuvo.

El catedrático recordó que el 31 de mayo pasado, el Ejecutivo federal anunció medidas para apoyar a las Pymes en el marco del programa de compras de gobierno, por ser este sector el principal motor de la economía.

Entre los principales puntos de este anuncio mencionó un esquema de desarrollo de proveedores y de apoyo a las Pymes para la obtención de financiamiento para que puedan participar en la contratación gubernamental, además de la implementación de una línea telefónica para atender a las Mipymes sobre este programa de compras de gobierno.

Desilus Bendreff consideró que el punto más importante es el relacionado con la revisión del marco normativo para eliminar trabas y barreras para que las Mipymes puedan participar en la contratación pública.

Justamente será ese sector productivo quien deba vigilar que se cumpla la promesa de disminuir los trámites y requisitos administrativos para participar en las compras de gobierno, acotó.

Pero advirtió que estas empresas deben hacer reformas internas para estructurar estrategias altamente competitivas y agresivas y con ello formar parte, directa o indirectamente, de dicho programa.

Reiteró que las compras de gobierno serán un factor fundamental para mantener el avance de la economía, sobre todo -afirmó- ahora que el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó una baja en el crecimiento económico mundial, "y por ende de México".

Derivado de ello, el experto estimó que el crecimiento del PIB nacional al cierre de 2013 será entre 2.9 y 3.1 por ciento contra los pronósticos oficiales que dados a conocer a principios de año, de entre 3.5 y 4.0 por ciento.

"Las inversiones están fluyendo y el gasto del gobierno siempre han sido el motor para acelerar la economía mexicana. Además hay que ver cuántos empleos directos e indirectos generarán estas compras. Es ahí donde hay buenas señales para la economía de México", subrayó.

No obstante, Bendreff advirtió que la inversión en compras de gobierno no es una forma de funcionar para siempre en una economía, sino coyuntural.

"Si después las señales son diferentes, tiene que haber otra política económica para poder atacar otro tipo de problemas", puntualizó.