Dan a conocer muerte del escritor italiano Ugo Ricarelli

El escritor y promotor cultural Ugo Ricarelli, quien siempre se consideró un emigrado al contrario (del norte al sur), murió en un hospital de Roma, donde era atendido por complicaciones derivadas de un doble trasplante (corazón y pulmones) practicado en Inglaterra, en los años 90.

De acuerdo con información de su casa editora, difundida hoy por los principales diarios italianos, Ricarelli, ganador del premio "Strega" por su novela "Il dolore perfetto", tenía 58 años y era candidato al premio Campiello, por su más reciente novela "L'amore graffia il mondo".

El diario "La Reppublica" señala que tras conocerse la noticia, los organizadores del Campiello han programado una reunión extraordinaria para determinar acciones, pues es la primera vez que muere uno de los cinco finalistas de su galardón antes de que éste sea entregado.

Datos biográficos publicados por la versión electrónica de "Corriere de la Sera", Ricarelli nació el 3 de diciembre de 1954, en una pequeña población de Torino, hijo de padres toscanos. Estudió Filosofía en la Universidad de Torino aunque no se tituló.

Durante mucho tiempo se dedicó a promover la cultura, en el campo académico pero también teatral; creó un cineclub, un grupo teatral, laboró en una biblioteca cívica y en 1985 inició el periplo del "emigrante al contrario", descendiendo al sur, a Pisa, donde se dedicó al teatro por 16 años.

De ese periodo, destaca la biografía difundida por "La Reppublica", colaboró con Il Teatro del Té diretto", de Claudio Neri, con el cual realizó "Tango de la noche blanca y Garrincha".

Antes, en 1995 publicó su primer libro "Le scarpe appese al cuore", al que le siguieron "Un uomo che forse si chiamava Schulz", premiado con la Selezione Campiello 1998 y su traducción al francés con el "Prix Wizo" 2001.

En el 2002 llega a Toma, donde primero colabora con el equipo de Walter Veltroni y luego con el Teatro di Roma.

Publica luego "Stramonio" e "Il dolore perfetto", gandor del Premio Strega 2004, y su traducción al español, del Campiello Europeo en el 2006; "Un mare di nulla", en el 2006; "Comallamore" (2009), "Ricucire la vita" (2011) e "L'amore graffia il mondo" (2012), "'Angelo di Coppi" (2002), "Pensieri crudeli" (2006) e "Diletto" (2009).

En el 2010 escribió al lado de Marco Baliani "La Repubblica di un solo giorno", texto dedicado a la historia de la República Romana del 1849.

Antonio Franchini, director editorial de narrativa en Mondadori, lo recordó como un hombre de gran fortaleza y corazón, que desde la época del trasplante exhibía una gran vitalidad y ganas de vivir.

"Nunca lo vi lamentarse o compadecerse a sí mismo; tenía una fuerza interior enorme y lo ayudaban en ello la escritura y el arte. A sus libros transfería gran parte de esa vitalidad", señala el editor en declaraciones a "Corriere della sera".

"Raramente lo vi paralizado de angustia aunque su pequeño y sufrido cuerpo se mantenía en pie por un optimismo que rehusaba milagrosamente a desafiar todas las leyes del equilibrio físico y psicológico", añade Franchini, quien dice no conocer otro escritor tan aferrado a la vida. "Pocos escritores, incluso yo, habríamos escrito un solo renglón en sus condiciones de salud".