Impulsan a Jorge Massías pobreza y hambre a ser gran compositor

Pobreza extrema, hambre, frío y soledad fueron los factores que impulsaron al compositor Jorge Massías para salir adelante y convertirse en uno de los grandes creadores de canciones que han impactado a nivel internacional como "Con la misma piedra" y "Nube viajera", entre muchas otras.

"El sufrimiento es parte detonante del coraje, que cualquier ser humano experimenta para cambiar su futuro y lo que a mí me pasó no se lo deseo a nadie, porque no es grato sentir hambre y no comer en días, no es nada fácil quitarse el frío cuando sólo tienes lo necesario para cubrirte y mucho menos cuando no se tiene un peso en la bolsa", expresó.

Jorge Massías Gómez, originario de Villaflores, Chiapas, salió en plena adolescencia con guitarra en mano, para abrirse camino con sus canciones y para demostrar que con su inspiración podía vivir, luego de que su padre le sentenciara.

"Me dijo de frente y con cierta preocupación ´Con esa guitarrita y tus canciones no llegaras a ningún lado y más pronto vas a volver que lo que tardarás en irte´, fueron palabras que se me clavaron en el corazón, porque la realidad es que yo no sabía leer ni escribir, pero si cantar, por lo que me aferré a mi guitarra y salí de casa", comentó.

Massías recordó con nostalgia su viaje de un pueblo sin luz a una gran ciudad, que mostraba los signos de un crecimiento incontrolable: "Fue un gran sacrificio, dejar de comer y vestirme en casa, a los 17 años rumbo a la Ciudad de México, pasé de un pueblo sin luz al Distrito Federal".

Abundó que las primeras canciones que escribió hablan precisamente de ese momento y de esa época en que tuvo que salir del seno familiar, para cumplir sus sueños como "Aquella edad", "Extraño", "Viejos los cerros" y "Mi vieja guitarra".

Sin pena, Jorge Massías afirmó que no sabía que era ser compositor: "Yo sólo sabía decir versos y recitar canciones, porque no sabía escribir y todo lo grababa en cintas, en una grabadora que mi padre compró y aprendí a manejar, misma que me acompañó en esta aventura de vida".

Sobre la facultad de componer cuando no se sabe leer ni escribir, Massías dio gracias a Dios de haberle puesto una abuelita que lo arrullaba cuando niño, con poemas y versos, un padre que le cantaba temas de Agustín Lara, detalles que alimentaron su conocimiento del lenguaje.

"Creo que me enseñaron mucho más que si yo hubiera ido a la escuela, porque mis canciones surgieron a la edad de ocho años, letras que fui olvidando y que recuerdo poco, sin embargo, en plena adolescencia tuve conciencia de lo que tenía que guardar en mi cerebro", expresó.

El compositor afirmó que esos tiempos difíciles de infancia y adolescencia se quedaron cortos, con las emociones que tuvo que sentir cuando a su llegada a la Ciudad de México le rechazaron y le cerraron puertas: "Hice muchas antesalas, de venga mañana, hoy no puedo, usted no sirve para nada, burlas, humillaciones y discriminación".

Sin nada en sus manos más que la guitarra, Jorge Massías se colocó con un familiar lejano en un cuarto de azotea, para luego conocer a su llegada a la gran capital la calle de Cuitlahuac, donde se encontraban las grandes disqueras como Peerles y Musart.

Massías puntualizó que "no he dejado de llorar en algunas veces al recordar esas tristezas y nostalgias, pero ahora también lloro de alegría, porque pude demostrar que soy un compositor me salí porque pensé que tenía grandes canciones y porque mi padre me reto al decirme que de esta labor no haría yo nunca nada".

Dijo que a pesar de no saber leer ni escribir usaba la grabadora de su padre para grabar su voz y sus composiciones: "La modernidad me sorprendió y aprendí a manejar ese aparato y si había un cassettes con temas que no me convencían lo borraba".

Fue tanta la necesidad de comer que en una ocasión y con varios días de no probar alimentos pensó en regresarse: "Pero pudo más el orgullo, la primera canción que me hizo quedarme fue ´Al ir caminando´, porque fue con la que me dieron mi primer pago".

El productor que colocó la canción en la radio lo llevó a la caja para que le dieran un anticipo:

"Don Poncho García, al darme mí primer pago, me pidió otras canciones y él se las enseñó a Nacho González y Mario Molina Montes, quienes me dieron la bienvenida con un cheque de tres mil pesos en Intersong hoy conocida como Warner Chapell".

"Lo primero que hice con el dinero que me dieron fue comer como loco, tragarme unos tacos como si nunca lo hubiera hecho, después busqué un lugar mejor, pensé en el pueblo y en mi padre, para demostrar que si podía ser grande".

Como promotor le pagaron dos mil pesos al mes, pero fue más adelante que le dieron entonces el valor de compositor: "La canción que más me ha dado en la vida fue ´Con la misma piedra´, que interpretará Julio Iglesias, misma que tiene más de 280 versiones en el mundo, luego la revivió Alicia Villarreal en México, 15 años después de que la escribí".

Otra canción que guarda mucho sentimiento en su corazón y catálogo es "Nube viajera", que ha sido cantada en todo el mundo, por lo que le pagan de Suecia, de Alemania y Francia: "Es a canción favorita de Gabriel García Márquez, después de aquellos tiempos difíciles que más puedo pedir".

Sobre si se pierde la humildad con la fama y el éxito, Jorge Massías destacó que el dinero, la vanidad y la soberbia, son estados que tiene que pasar el ser humano cuando le va bien, especialmente para valorar lo ya logrado o para hundirse en el fracaso: "Yo decidí sólo madurar".

Argumentó que pasado el tiempo la inspiración no se acaba sino sólo se transforma: "Hace uno canciones más penadas que sentidas, porque los momentos de la vida cambian, pero como decía José Alfredo Jiménez hay que sacar juventud del pasado".

Recordó cuando fue finalista en la OTI, en 1982 con el tema "Dueña Señora" y en 1983 con "Es mi mujer" y en 1992 con "Enamorado de la vida", en coautoría con José Luis Almada, canción con la que representaron a México en la OTI en Valencia, España.

Pero no es hasta 1995 cuando obtuvo un primer lugar en el Primer Festival Ranchero de Tomás Méndez, con el tema "Nacer a la vida", en coautoría con Mario Molina Montes.

Jorge Massías con el tiempo recibió la Medalla Agustín Lara, presea que otorgaba la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM). Galardón Inmortal, imprimiendo sus huellas en el Paseo de las Estrellas, de Plaza Galerías de la Ciudad de México.

Su más reciente inspiración "Yo soy Chiapas", le ha brindado gran satisfacción profesional y personal, por considerarla, más que una canción, un himno que contribuye a fortalecer la unidad, identidad y orgullo para los chiapanecos.

Jorge Massías agradeció la aceptación del público para sus canciones: "Agua nueva", "Con la misma piedra", "Lástima que seas ajena", "Ni loco", "Niña amada mía", "Nube viajera", "Te aprovechas" y "Aquella edad", entre otras.

Sus intérpretes: Julio Iglesias, Marco Antonio Muñiz, Pedro Vargas, Vicente Fernández, Alejandro Fernández, Cristian Castro, Napoleón, Pedro Fernández, Lupita D'Alessio, Amanda Miguel, Dulce, Angélica María, Verónica Castro, Ana Gabriel, Aída Cuevas, Laura Flores, Lucha Villa, Límite, El Mariachi Vargas, Lucía Méndez, Ray Coniff y Oscar de León entre otros.