Solución al conflicto en Siria está en un "punto muerto": Cameron

El primer ministro británico, David Cameron, reconoció hoy que el gobierno del presidente sirio Bashar al-Assad se ha fortalecido en los últimos meses y que los esfuerzos internacionales para solucionar el conflicto están en un "punto muerto".

En una entrevista con la BBC de Londres, Cameron dijo que pese a los esfuerzos de la oposición, las tropas sirias han retomado fuerza y han logrados avances importantes en el terreno de combate. "Creo que al-Assad puede ser ahora más fuerte que en los últimos meses", dijo.

El jefe de gobierno de Reino Unido expresó su descontento con el avances de las tropas gubernamentales y el retroceso que los grupos opositores armados han tenido de manera reciente y calificó de deprimente la situación que vive el conflicto.

"Es una imagen muy deprimente, y es una imagen que va en la trayectoria equivocada", consideró.

Con apoyo de miembros de la milicia chiíta libanesa Hezbolá, las fuerzas gubernamentales sirias lograron el mes pasado retomar el control de Qusair, una ciudad estratégicamente importante del oeste del país y lograr avances importantes en Homs.

En su entrevista a la BBC, Cameron consideró que debe hacerse más para ayudar a las fuerzas opositoras que luchan contra el régimen sirio, aunque aceptó que en muchas de ellas hay elementos "extremistas" que han cometido serias atrocidades.

"Sí existen problemas con la parte extremista de la oposición, con la cual no tenemos nada que ver. Pero esa no es razón para salirnos del juego y quedarnos sin hacer nada... el Reino Unido tiene el deber de apoyar a los que buscan un país democrático, libre y plural", dijo.

El primer ministro reconoció también que los esfuerzos internacionales para buscar una solución al conflicto armado, que ha dejado más de 90 mil muertos, están en un "punto muerto".

"Lo que debemos hacer es trabajar con los socios internacionales para ayudar a los millones de sirios que quieren tener una Siria democrática", dijo.

Al igual que Estados Unidos, el gobierno británico se ha mostrado favorable a enviar armas para respaldar a la oposición en Siria, aunque aún no toma una decisión definitiva al respecto, ya que cualquier acción debe ser aprobada por el Parlamento.

La propuesta de proporcionar armamento a los rebeldes es rechazada por sectores de la oposición política de Reino Unido ante el temor de que las armas caigan en manos equivocadas, debido a la presencia de miembros de la red terrorista Al Qaeda entre opositores a al-Assad.