Comienzan en Oaxaca fiestas de la Guelaguetza

Con el tradicional recorrido que las delegaciones participantes en la Guelaguetza realizan en el Centro Histórico de esta capital previo a los Lunes del Cerro, este fin de semana inició la celebración de la máxima fiesta racial del estado.

Al ritmo de los sones y chilenas, del zapateado de los hombres de la Costa, del encanto de las mujeres de la Cuenca, del orgullo de las mujeres del Istmo, de la sutileza de los hombres de la Sierra y el arrojo de las mujeres y hombres de la Mixteca, las calles de la capital oaxaqueña se desbordaron de fiesta.

Desde la tarde de ayer sábado, los convites de delegaciones del gobierno estatal y de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) se apoderaron de las calles hasta entrada la noche.

El colorido de los trajes típicos y la alegría de los bailes, contagió a propios y extraños que observaron el andar y el bailar de los participantes de la Guelaguetza oficial por un lado, y por el otro, de los maestros que por séptimo año, también realizarán el próximo lunes su Guelaguetza Magisterial y Popular.

El tradicional convite abre paso a una serie de celebraciones que continuarán este domingo con la apertura de media docena de ferias artesanales y gastronómicas en la capital oaxaqueña, así como en una veintena de municipios de los Valles Centrales.

Asimismo, la noche de este domingo, el Auditorio Guelaguetza será sede de la tradicional representación dancística de Donají, la Leyenda, que narra la historia de amor de una princesa zapoteca y un guerrero mixteco, cuyas culturas estaban en contraposición.

Esta representación, estará presidida ya por la joven Dulce Yanet Grijalva Martínez, originaria de San Pablo Villa de Mitla, y quien este año será la representación de la Diosa Centéotl que preside las fiestas de la Guelaguetza junto a las autoridades estatales.

De acuerdo a la tradición prehispánica, Centéotl, del zapoteco Diosa del Maíz Tierno, es la deidad a la que los antepasados brindaban su celebración durante esta época.

Dulce Yanet, fue escogida de un grupo de 28 jóvenes que participaron en un concurso en el que mostraron la autenticidad de sus vestidos típicos, su lengua y la defensa de sus tradiciones.