La entrega de las Diosas de Plata es un acto obligado: Joaquín Cosío

El actor Joaquín Cosío afirmó que la entrega de las Diosas de Plata es un acto obligado que debe existir por mucho tiempo para valorar el trabajo fílmico Nacional. "Es una fiesta infaltable en el quehacer fílmico, pienso que los premios son grandes fiestas para la comunidad artística", afirmó.

En entrevista con Notimex, Cosío destacó que la familia artística apoya de manera incondicional a los Periodistas Cinematográficos de México, A.C. (PECIME) en su labor de mantener vivo el valor del cine mexicano, ante la avasalladora competencia hollywoodense.

"Me parecen estímulos necesarios, aunque no congenio con los parámetros de quién es mejor o peor; no necesitamos parámetros como los deportistas donde hay buenos, muy buenos y malos, donde el que llegó ganó. En cambio el trabajo del actor está lleno de variables, México tiene un panorama extenso de talentos que nos dedicamos a trabajar", expresó.

El actor puntualizó que lo importante en esta entrega es el trabajo que se realiza en el cine mexicano, más allá de quien se lleve o no la Diosa de Plata: "Hablando de deportes yo estoy compitiendo con grandes actores como Hernán Mendoza, Roberto Sosa, José Eduardo Ochoa y Kuno Becker".

Sobre su personaje en la cinta de "El Llanero Solitario", producción hollywoodense, Joaquín Cosío destacó que hizo el personaje peculiar de "Jesús", un ladrón que forma parte de una gavilla, que se enfrenta al "Llanero Solitario", caracterizado por Walt Disney.

Cosío dijo que los presupuestos de Hollywood obedecen a una verdadera industria comercial del cine: "Se concentran grandes talentos y hacedores del cine mundial, pero no estamos hablando que por ello sea el mejor, pero si de la industria más poderosa".

Reconoció que la competencia dispareja con el mercado mexicano, ha puesto en aprietos a la incipiente industria nacional: "Hay películas mexicanas que quedarán rezagadas por el ´Llanero Solitario´, pero en cuestión de calidad, puede que haya varias nacionales mejores que esa historia de Disney".

Reconoció que el rodaje de la película fue muy complicado, porque el elenco requirió de entrenamiento intensivo para lograr la acción que se muestra en las pantallas: "Entrenamos muchas semanas a montar y desmontar, a manejar pistolas y para ello fuimos a un campamento especial para vestirnos de vaqueros".

Cosío detalló que también está contento con hacer telenovela en Televisa, bajo la dirección de Benjamín Cann y la producción de Rosy Ocampo.

"La verdad tenemos que aprender y hacer de todo, hasta telenovelas, porque son formatos distintos, donde los procesos requieren otros tiempos y me divertí haciendo a ´Joaquín Barragán´, un empresario padre de la actriz Dulce María en ´Mentir para vivir´", afirmó.

"El Cochiloco" en la película "El Infierno", mencionó que vive de interpretar personajes, por lo que siempre decide trabajar en los proyectos que más le convengan a sus intereses ya sea monetarios, que de crecimiento profesional.

"Llevo cinco películas y una serie de televisión en Estados Unidos y ni la paga ni el lugar son motivo para buscar radicar en Estados Unidos", aseguró.

Abundó que las historias que más le interesan en el cine aún se encuentran en México, por lo que no ha pensado en radicar en algún otro país.

"México tiene una gama amplia de géneros cinematográficos, que difícilmente en Hollywood se pueden encontrar como para trabajar, me gustar parte de ese panorama y trabajar con un cine Nacional", concluypo.