Abdica Alberto II como rey de Bélgica tras 20 años de reinado

El rey Alberto II de Bélgica firmó esta mañana su abdicación a favor de su hijo, Felipe, durante una austera ceremonia marcada por su último discurso, que concluyó con un agradecimiento y "un gran beso" a su esposa, Paola.

La ceremonia de abdicación, transmitida en directo por los medios locales, tuvo lugar en el Palacio Real de Bruselas, tras la tradicional misa Te Deum, en la catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas, que marca todos los años la fiesta nacional.

El rey firmó el acta de abdicación en la presencia de 250 invitados, entre ellos el primer ministro, Elio Di Rupo, y los demás miembros del gobierno nacional.

A excepción de las máximas autoridades de la Unión Europea, que tiene la sede de sus instituciones centrales en la capital belga, las demás familias reales o autoridades globales no han sido invitadas.

Alberto II empezó su discurso agradeciendo una vez más al pueblo belga y, enseguida, se dirigió a su esposa con una frase inusitada que causó sorpresa entre los periodistas belgas que cubrían el evento.

"Gracias y un gran beso", dijo.

Alberto II, de 79 años de edad, apostó su confianza en la capacidad de Felipe para reinar.

"Tienes todas las calidades de corazón e inteligencia para servir a nuestro país. Tenemos total confianza en ti y en tu querida Matilde", la nueva reina, dijo.

El discurso concluyó con un tierno beso a Felipe, bajo una salva de palmas de los presentes.

Tomando la palabra, el primer ministro Di Rupo afirmó que Alberto II fue un gran jefe de Estado y que Paola también está anclada en el corazón de los belgas.

Asimismo, transmitió la confianza de su gobierno en el próximo rey, aunque reconoció que su misión "será exigente".

Felipe prestó juramento poco tiempo después y se convirtió, a los 53 años de edad, en el séptimo rey de Bélgica.

Con un posgrado en Ciencias Políticas por la Universidad de Stanford (Estados Unidos) y una licencia de la Universidad de Oxford (Reino Unido), el nuevo rey se ha graduado en la Escuela Real Militar de Bélgica y en la Escuela de aviación de Gosencout, en la que recibió el título de piloto de aviones a reacción, antes de integrar el cuerpo de paracaidistas como instructor de reclutas jóvenes.

Descrito como un hombre serio y reservado, está casado con Matilde, hija del conde Patrick d'Udekem d'Acoz, con quien tiene cuatro hijos: Elisabeth, la nueva heredera de la Corona, Gabriel, Emmanuel, y Elénonore.