Presentan en Berlín la exposición "Alrededor del mundo"

El Museo Histórico de Berlín expone este verano la exposición "Alrededor del mundo", una serie de cartelones que atraían a los germanos a comienzos del boom turístico, durante las primeras décadas del siglo XX.

Los alemanes son unos de los pueblos más viajeros del mundo que se sienten atraídos por destinos de playa, de aventura y países lejanos, por eso desde el inicio del siglo pasado se desarrolló una poderosa industria de viajes en el país europeo.

En la actualidad, cada vez más alemanes reservan sus vacaciones por Internet, donde pueden ver las imágenes de los destinos deseados, pero cuando no existía la red, los carteles publicitarios anunciando destinos turísticos se convirtieron en todo un arte.

Por primera vez un museo organiza una gran muestra que recoge 260 de estos carteles turísticos publicitarios centrados en las décadas de 1920 a 1960.

Barcos de vapor, aviones, grandes obras, imágenes de playa o monumentos, eran las atracciones que representaban los carteles con estridentes colores para atraer a los viajeros.

Imágenes que en ocasiones recuerdan a ilustraciones de libros o incluso a cómics y es que sólo en contadas ocasiones quienes hacían estos carteles trabajaban con fotografías.

Entre los "artistas" que hacían realidad con sus pinturas los deseos de viaje de los alemanes están gráficos como Grafiker wie Ottomar Anton, Jupp Wiertz, Ludwig Hohlwein, Donald Brun o Herbert Leupin.

Uno de los motivos más frecuentes usados en los carteles es el de la proa de un brillante barco, utilizado entonces para largos trayectos, con elegantes pasajeros subiendo a bordo. También el de un sol brillante en cielos azules irreales que lucen desde Austria hasta Australia y siempre con bellas mujeres.

Sin olvidar destinos sempiternos como la Torre Eiffel de París o la Estatua de la Libertad de Nueva York.

Pero la historia del turismo alemán es también una historia del desarrollo técnico: navieras, aerolíneas y compañías de ferrocarril de todo el mundo hacían publicidad con sus nuevas, rápidas, cómodas y económicas conexiones. Incluso en Zeppelin: en 1932 se ofrecía un viaje en este medio aéreo "¡A Sudamérica en tres días!".

En tanto, en 1935 en Alemania el punto fuerte que se ofrecía era el de viajar en auto por sus buenas carreteras.

Una muestra que también tiene interés político, pues los carteles reflejan la realidad alemana desde la República de Weimar hasta los tiempos del milagro económico y la reconstrucción de la antigua República Democrática Alemana (RDA), pasando por los del nacionalsozialismo.

Algunos carteles muestran acciones de propaganda de la llamada "Kraft durch Freude" (Fuerza a través de la Alegría), una organización de ocio de los nazis destinada a ayudar a viajar a la gente de bajos ingresos.

Esos viajes ayudaron a incrementar la aceptación del régimen nazi entre las clases trabajadoras de una forma poco común hasta el momento, asegura el presidente de la Fundación del Museo de Historia alemán, Alexander Koch, en el catálogo sobre la muestra.

Después de la Segunda Guerra Mundial llama por ejemplo la atención cómo los alemanes del oeste comienzan a descubrir el mundo en los en las décadas de 1950 y 1960, mientras los del este han de conformarse con determinados destinos, limitados a los intereses políticos de la época.

La muestra ofrece también un interesante panorama sobre los souvernirs y las guías de viaje que se utilizaban, así como fotografías de alemanes en cruceros, de aerolíneas o de los grandes baúles que se utilizaban entonces como maletas.