Develan mural urbano de más de 900 metros en Guadalajara

Un grupo de 10 jóvenes de barrio, organizados en el colectivo Germen Nuevo Muralismo, que hacen arte y graffiti, inauguró en un edificio de departamentos en la zona popular de Miravalle un mural de más de 900 metros cuadrados, denominado "El Portal".

En entrevista con Notimex, el coordinador de Germen Nuevo Muralismo, Luis Enrique Gómez, "Mibe", subrayó que con la conclusión de este proyecto suman ya 15 mil metros cuadrados de experiencia en murales.

Sin embargo, dijo, cada que plasman una idea en un lugar, siempre en una zona popular, se involucran con los muros en los que trabajan, se convierten en parte de la comunidad, "y esa es la idea se trata de nosotros ser parte del entorno".

"Mibe" manifestó que el objetivo primordial es demostrar que con la colectividad y el arte se pueden transformar las ciudades, para que sea otra la forma de vida.

Indicó que todos los integrantes de Germen iniciaron como graffiteros y "nos organizamos, andamos por todo el país, tratando de tocar la identidad mexicana, la magia de cada lugar, ya que nuestra cultura no tiene nada que ver con la de un museo, sino que se genera en la calle, día con día".

Citó como ejemplo que eligieron Miravalle porque es un lugar "donde no creen que hay magia y nosotros cuando venimos por primera vez nos dimos cuenta que está lleno de magia, nomás que los ojos de las personas están cerrados, venimos a eso, a generar un impacto de color para que nunca más vuelvan a cerrar los ojos".

Precisó que para la realización de "El Portal" de Miravalle participaron también 15 jóvenes de este mismo barrio, porque esa es la idea, que la comunidad se una por un bien que les quedará.

Añadió que el costo total de este proyecto urbano fue de 250 mil pesos aportados por una compañía de pinturas y el ayuntamiento de Guadalajara los apoyó en la coordinación logística, con alimentación y hospedaje, entre otras cosas.

Gómez reiteró que el propósito es que su trabajo se convierta "en una ofrenda que habla de la reciprocidad de la vida, agradecer a la vida y hacer una petición porque todo esté bien para todos, es un ritual moderno del Siglo XXI, es el nuevo muralismo mexicano".

Agregó que buscan crear un suceso que transforme a la comunidad y se quede como un hecho histórico y que detone nuevas vertientes para la convivencia, "no estamos diciendo hay que hacer todos arte urbano, simplemente el arte puede detonarlo todo a su alrededor".

Destacó que más allá de que llegue a despertar conciencia entre los graffiteros, el propósito es que despierte el deseo de muchas personas, "desde niños que nos ven cómo aplicamos el color y las señoras que nos preguntan cómo lo hacemos, es decir, logramos un vínculo con toda la comunidad".

Mencionó que para Germen Nuevo Muralismo siguen otros proyectos en diferentes partes del país y próximamente en Brasil, al igual como han trabajado ya en varias ciudades de España y en Australia.