Analiza Rousseff con ministros seguridad del Papa Francisco en Río

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, analizó hoy con ministros de su gabinete procedimientos de seguridad que se han adoptado para la Jornada Mundial de la Juventud que la próxima semana encabezará en Río de Janeiro el Papa Francisco.

El pontífice, el primer latinoamericano nombrado obispo de Roma, llegará el lunes a esa ciudad carioca, cuyas autoridades desplegaron un dispositivo de seguridad que incluye a más de 10 mil efectivos de las Fuerzas Armadas y la policía.

En la reunión de este sábado en el Palacio de Alvorada, en Brasilia, participaron los ministros de Defensa, Celso Amorim; de Relaciones Exteriores, Antonio Patriota; de Justicia, José Eduardo Cardozo, y el secretario general de la Presidencia, Gilberto Carvalho.

La estatal Agencia Brasil informó que en la cita se analizó además en detalle la participación de la presidenta Rousseff en la Jornada Mundial de la Juventud, en la cual se estima una participación de unos 800 mil jóvenes extranjeros.

En las actividades en las que participará el Papa Francisco se espera la asistencia de unos dos millones de personas, por lo cual la Policía Militar desplegará mil 500 efectivos en el sitio de reunión, además de otros millares en la periferia.

La Agencia Brasil indicó que 400 efectivos de la Policía Militar acompañarán al pontífice en sus desplazamientos, que se realizarán en el mismo automóvil abierto que utiliza cuando recorre la plaza de San Pedro en el Vaticano.

La escolta terrestre será apoyada por helicópteros y equipos de tiradores de elite que serán apostados en los puntos por los cuales transitará Francisco.