"Yo me la juego por la paz": presidente colombiano

El presidente colombiano Juan Manuel Santos dijo hoy, ante el plenario del Congreso, que mientras otros "se feliciten por la guerra, yo (...) con la esperanza de 47 millones de colombianos en mi corazón, me la juego por la paz".

Al instalar las sesiones ordinarias del Congreso este sábado, en la sede del Capitolio Nacional, consideró que "una política amplia e integral de paz va mucho más allá de las negociaciones con la guerrilla" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Santos, en su discurso "Pensemos en grande", en el 203 aniversario de la independencia, dijo que el gobierno se ha dedicado a buscar y construir la paz, "porque la paz es el bien supremo de la humanidad" y "sin paz no hay tranquilidad posible y no hay pueblo que progrese".

"Colombia será distinta sin el obstáculo del conflicto atravesado en el camino de sus sueños y que la paz es más que el silencio de los fusiles", agregó.

"Hablo de la paz como respeto a la vida. La paz como bienestar de los colombianos. La paz como oportunidades para todos. La paz como la realización de un país donde todos cabemos, donde todos podemos aportar y donde todos podemos perseguir la felicidad", sostuvo.

Reiteró que la paz y la prosperidad que se desprende de ella son objetivos de su gobierno, para el cual "se acabó el tiempo de temer" y se acabaron "décadas en que nuestras decisiones y nuestras metas fueron dictadas por el miedo".

"Ha llegado el momento de pasar la página y de enfrentar el futuro con una nueva perspectiva: la de 47 millones de personas de bien que trabajan con alegría, con entusiasmo, para tener un país justo, un país moderno y un país seguro", subrayó.

Al referirse a los diálogos de paz con las FARC en La Habana, el presidente sostuvo que es "de gran calado" el acuerdo entre el gobierno y las FARC sobre el tema agrario.

"Si llevamos a la práctica lo que hemos llamado la Reforma Rural Integral, vamos a transformar radicalmente las condiciones de vida de los habitantes del campo, especialmente de los más necesitados y más victimizados", indicó.

El jefe de Estado invitó a todos los colombianos y a los partidos políticos a unirse al gran propósito nacional de la paz y no dejarse confundir por los cantos de sirena de quienes se oponen a la paz.

"Vamos en la dirección correcta y yo voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para que ese fin del conflicto sea una realidad", aseguró.

Reiteró que las autoridades "no estamos bajando la guardia en la parte militar" y "no estamos negociando el modelo político o económico del país".

"La historia nos mira. No nos perdonará si no intentamos acabar de una vez por todas con este desangre inútil. Si no se logra, podremos tener la conciencia tranquila de que hicimos todos los esfuerzos, con seriedad y prudencia", concluyó.