Estudia G-20 plan para evitar evasión fiscal de multinacionales

Los países del Grupo de los 20 (G-20), que reúne a las economías más grandes y ricas del mundo, estudian aprobar un plan para frenar las estrategias de evasión fiscal ampliamente utilizadas por empresas multinacionales.

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, se refirió este viernes a la propuesta para frenar la evasión de impuestos analizada por los ministros de Finanzas del G-20.

El objetivo es modificar los mecanismos de optimización fiscal que permiten a las multinacionales no pagar gravámenes o no los suficientes dado el tamaño de sus enormes beneficios.

El proyecto conocido como "plan contra la erosión de las bases imponibles y desviación de beneficios" pretende evitar sobre todo que grandes empresas como Google, Apple o Amazon no paguen impuestos o no los suficientes.

El plan integrado por 15 medidas supondrá el cambio más significativo del sistema fiscal internacional desde los años 20 del siglo pasado, manifestó el secretario general de la OCDE ante la prensa en Moscú.

Hasta ahora, empresas multinacionales desvían sus beneficios a los lugares donde deben pagar menos impuestos, afirmó Gurría. Algo posible por agujeros legales y por unos cuatro mil acuerdos fiscales bilaterales vigentes.

Para la OCDE, aunque este tipo de prácticas son totalmente legales, porque las empresas se aprovechan de las diferentes normas fiscales en todo el mundo, propone que todos los países adopten una lista de 15 nuevos principios fiscales.

El plan se centra sólo en las empresas de gran escala, y si se adopta ampliamente se trasladará parte de la carga fiscal global hacia las grandes multinacionales y lejos de las pequeñas compañías y los individuos.

La OCDE recomienda reglas estrictas para definir cuándo una empresa realiza una práctica evasiva y también propuso tres medidas para limitar esas acciones, que incluye impedir que se presenten beneficios y pérdidas entre filiales disfrazados de pagos corporativos internos.

Si es aceptada la propuesta, los países del Grupo de los 20 se comprometerían a la reforma en una reunión de jefes de Estado y gobierno a realizarse en San Petersburgo, Rusia, en septiembre próximo.

"Es una cuestión de justicia y equidad", señaló Gurría, en la presentación del nuevo plan junto con los ministros de Finanzas de Francia, Reino Unido, Alemania y Rusia.

Pierre Moscovici, ministro de Economía y Finanzas de Francia, dijo que algunas empresas multinacionales pagan impuestos sólo del 3.0 por ciento o menos. "Esto es increíble para nuestros conciudadanos, que pagan su parte justa", mencionó.

Estas prácticas benefician a los países con bajos gravámenes y tiene un alto costo para las naciones con altos impuestos y para las pequeñas empresas e individuos que llevan mayor carga fiscal.

En Estados Unidos, por ejemplo, los impuestos sobre los beneficios empresariales contribuyeron con el 40 por ciento de todos los impuestos a la Hacienda de Estados Unidos hace 50 años.

Hoy en día, las empresas contribuyen con menos del 20 por ciento, con el relevo tomado por las pequeñas empresas y los impuestos sobre la renta individual que pagan.

Mañana sábado, los ministros de Finanzas y los gobernadores de los Bancos Centrales de las 20 principales economías desarrolladas y emergentes publicarán un comunicado conjunto.