Agradece Ángel de María los apoyos para lograr su liberación

La maestra Ángel de María Soto Zárate, liberada la madrugada de ayer de un penal de Nayarit, donde estuvo recluida tras ser acusada por presunto narcotráfico, agradeció su liberación, tras ocho días de "angustia".

La joven dio gracias por el apoyo de las redes sociales, los medios de comunicación y las autoridades locales y federales por su liberación y narró su testimonio sobre cómo sucedieron los hechos en los que fue detenida y trasladada al Cefereso de Tepic.

Refirió que el pasado jueves partió a Río de Janeiro, Brasil, junto con una amiga, con el sueño de conocer al papa Francisco y convivir con jóvenes católicos, pero en la primera escala del viaje en Perú perdió su pasaporte y tuvo que regresar a la ciudad de México.

Al llegar al aeropuerto, le informaron que su maleta se había extraviado y puso una queja, mientras su familia la esperaba.

Luego encontraron una maleta registrada a su nombre, la cual no reconoció y los elementos policiacos la trasladaron al penal de Nayarit con la acusación citada hacia el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso), hasta que la víspera obtuvo su libertad.

En un recinto eclesiástico, la joven indicó que el hecho no fue una pesadilla sino un cúmulo de bendiciones que "Dios me tenía preparadas".

En el lugar estuvo acompañada de José Juan Sánchez Jácome, director de la oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Xalapa, y de Rodolfo Galván, presidente del Centro Integral para el Desarrollo.