Nueva ola de violencia sectaria en Irak deja 26 muertos

Al menos 26 personas murieron, entre ellas 20 peregrinos sunitas y cinco mujeres, en la reciente ola de ataques en Irak, que afectó a las ciudades de Wajihiya y Mahlabiyah.

El incidente más mortífero tuvo lugar en Wajihiya, al este de Baquba, capital de la provincia de Diyala, donde explotó una bomba en la mezquita Abu Bakr al-Sadiq durante la oración del mediodía del viernes, con un saldo de 20 personas muertas y 40 más heridas.

Las áreas cercanas a Baquba se han visto afectadas por varios ataques en los últimos días, incluyendo un atentado con bomba el martes pasado en una mezquita sunita en Muqdadiyah, al noreste de la ciudad, matando a cuatro personas e hiriendo a 15.

En otro incidente de violencia, tres mujeres fueron abatidas a tiros cuando unos desconocidos irrumpieron en su casa en un barrio del este de la capital, Bagdad, de acuerdo con el sitio iraquí de noticias NINA (National Iraqi News Agency).

Otras dos mujeres también murieron cuando su casa fue objeto de un ataque con morteros en Mahlabiyah, al oeste de la ciudad de Mosul, a unos 400 kilómetros al norte de Bagdad.

En el área de Nahrawan en parte del sudeste de la capital, unos desconocidos mataron a tiros a un dueño de una tienda dentro de su comercio.

En un incidente por separado, dos obuses de mortero impactaron en un campo de futbol en la ciudad de Samarra, hiriendo al menos a 11 hombres jóvenes.

Irak ha sido testigo de una oleada de violencia desde el inicio del mes sagrado del Ramadán hace 10 días. Al menos 200 personas han perdido la vida desde entonces.

Tanto mezquitas sunitas como chiitas han sido blanco de los ataques en los últimos meses, lo que ha aumentado los temores de un retorno a un conflicto sectario que tuvo su mayor apogeo en 2006 y 2008.

La minoría árabe sunita gobernó el país prácticamente desde su fundación hasta la caída de Sadam Husein. Ahora se sienten ciudadanos de segunda, postergados, aseguran, en el acceso a los empleos y a la riqueza nacional y maltratados por las fuerzas de seguridad.