Inician fuerzas antimotines desalojo de manifestantes en Colombia

Fuerzas antimotines lograron hoy desbloquear la vía de acceso al puerto de Buenaventura, el principal sobre el Pacífico colombiano, tras choques con manifestantes que obstruían el paso desde hace tres días en apoyo a los mineros.

Unidades antidisturbios retomaron los cinco puntos que estaban bloqueados a lo largo de ocho kilómetros, lo que permitió normalizar las actividades de carga y descargue en el puerto de Buenaventura, por donde sale el 60 por ciento de los productos de exportación.

En la operación de desalojo, varios camiones de carga fueron quemados por los manifestantes, los que se replegaron tras varios minutos de enfrentamientos con las fuerzas policiales, dijo el director de la Policía de Tránsito, general Carlos Mena.

La intervención se hizo en cumplimiento de la orden del presidente Juan Manuel Santos, de impedir cualquier bloqueo carretero por parte de miles de campesinos y mineros que presionan con movilizaciones una salida a sus demandas sociales.

Tanto los labriegos de la región nororiental del Catatumbo, como los trabajadores ligados a la actividad minera, han anunciado que persistirán en obstruir las vías hasta lograr una respuesta satisfactoria del gobierno a sus peticiones.

Mientras los campesinos piden el cese de la erradicación de cultivos de coca y la declaración del Catatumbo como zona de reserva campesina, los mineros, en paro desde este miércoles, reclaman mejores condiciones para ejercer su trabajo.

El general Mena aseguró este viernes a periodistas que la intervención para retomar la carretera de acceso al puerto de Buenaventura fue coordinada con el Ejército y no duró más de 10 minutos.

"Nosotros tenemos que dar total viabilidad en todas las carreteras en Colombia donde se presenten bloqueos", dijo el oficial, quien informó que durante la operación no hubo personas lesionadas, pero si detenidos.

Los mineros artesanales obstaculizan el paso de vehículos en Caucasia (noroeste), donde los manifestantes incineraron dos automóviles y causaron heridas a dos policías, dos menores y un adulto, según medios locales.

También cerraron varias veces la carretera que conecta a las ciudades colombianas de Medellín y Manizales, lo que derivó en choques con fuerzas antimotines desplegadas a la zona para evitar el aislamiento del sector, dijeron autoridades.