Se declara ciudad de Detroit en bancarrota

La ciudad estadunidense de Detroit, otrora capital mundial del automóvil, se declaró hoy en quiebra y se acogió al Capítulo Nueve de la Ley de Protección por Bancarrota.

El gobierno de la ciudad presentó la declaración ante una Corte Federal del estado de Michigan, con lo que se convirtió en la ciudad más grande de Estados Unidos en irse a la bancarrota.

Ahora se iniciará un periodo de entre 30 y 90 días en el que se deberá determinar si la ciudad tiene derecho a la protección del Capítulo Nueve de la mencionada Ley.

El Capítulo Nueve es un apartado exclusivo para ayudar a los municipios a reestructurar sus deudas.

Con su declaración de bancarrota, Detroit busca la protección legal contra sus acreedores y los sindicatos, que están renegociando 18 mil 500 millones dólares en deudas y otros pasivos.

"Estoy tomando esta difícil decisión para que la gente de Detroit tenga los servicios básicos que se merecen y así podamos empezar a poner a Detroit sobre una base financiera sólida que le permita crecer y prosperar en el futuro", explicó el gobernador de Michigan, Rick Snyder, al anunciar la bancarrota.

"Este es un paso difícil, pero la única opción viable para hacer frente a un problema que se ha estado fabricando a lo largo de seis décadas", indicó.

Una serie de factores condujeron a Detroit a la insuficiencia económica y a la declaración de este jueves, entre ellos una fuerte pérdida de la base fiscal de la ciudad.

Detroit perdió un cuarto de millón de habitantes entre 2000 y 2010. La ciudad que en 1950 llegó a tener una población de 1.8 millones de habitantes, está luchando ahora para mantenerse por encima de los 700 mil residentes.

Gran parte de la clase media y decenas de empresas también han huido de Detroit, llevándose con ellos el dinero que dejaban ahí en impuestos.

Si se aprueba la declaración de quiebra, los activos de la ciudad podrían ser liquidados para satisfacer las demandas de pago.

Se estima que el déficit presupuestario de Detroit supere los 380 millones de dólares, con una deuda a largo plazo de más de 14 mil millones.