Llega pieza coreográfica "En blanco" al Teatro de la Danza del CCB

El amor platónico plasmado en una mujer y esa búsqueda de la otra parte de uno mismo se construye como una pintura en movimiento en la coreografía "En blanco", bajo la dirección de Gilberto González, que será presentada en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque (CCB), los días 20 y 21 de julio.

En entrevista con los medios de comunicación, realizada durante el ensayo de la obra, González mencionó que la pieza coreográfica, que incluye una máquina voladora para dar el efecto de gravedad en el escenario, fue muy bien pensada en la cuestión gráfica, la idea del color y la imagen del movimiento.

"La obra podría ser un rompecabezas, cuyas escenas pueden cambiar de orden, pero he buscado mantener el orden de cuadros y en la rítmica de la propia pieza y un poco la dramaturgia que hemos ido construyendo dentro del montaje", explicó el director.

El también bailarín aclaró que no busca que sea una obra lineal, sino que dentro del proceso creativo lleve una cierta estructura para alcanzar una misma dirección a través del conjunto de intérpretes que están en escena.

"Los cuadros son una búsqueda obsesiva, un confundir entre la realidad y la fantasía, buscando este sueño, esta otra parte negada que cuando la tiene presente o cerca se le desvanece siempre de las manos, y que ya no distingue si camina de pie o camina en el aire o camina acostado, es una cosa que confunde realidad con la ficción", explicó.

Gilberto González destacó que la pieza contiene imágenes como si fueran en cámara lenta, pero también hay esos contrastes de mucha velocidad, realizados por los bailarines en escena durante aproximadamente 50 minutos.

Respecto a la máquina creada por el diseñador industrial Adolfo Balfre Gutiérrez Nieto, señaló que es utilizada en un diez por ciento de su capacidad. La obra se presentó el año pasado y ahora en esta versión se incrementó el número de gente que está dentro de la misma.

"La máquina fue un proceso creativo de varios meses a cargo del diseñador industrial Gutiérrez Nieto; fue un trabajo de diseño y pruebas, pero aún necesitamos trabajar con ella, porque es un aparato de riesgo y prácticamente está en su mínimo aprovechamiento", apuntó el director.

Por su parte, el diseñador industrial Adolfo Balfre Gutiérrez Nieto, aseguró que el propósito de la máquina fue muy claro: lograr en la escena algo imposible, esa fue la búsqueda y se espera que el resultado se haya obtenido, conseguir que ahí pase algo que no pueda ser posible.

"Es un sistema simple y no son los tensores típicos que se cuelgan del techo. Son parte de la innovación interesante de esta propuesta de máquina, que no depende del techo para funcionar, por lo que le da más versatilidad al actor que la está usando", apuntó.