PAN presenta los lineamientos de su propuesta de reforma energética

El Partido Acción Nacional (PAN) dio a conocer los lineamientos de su propuesta de reforma energética, que considera la inversión de empresas privadas en exportación, exploración, producción, transportación y refinación de petróleo, así como en petroquímica, mediante esquemas de concesión.

El presidente del PAN, Gustavo Madero, subrayó en rueda de prensa que la propuesta establece que la propiedad de los hidrocarburos es y será de la nación, mientras que Pemex seguirá en manos del Estado pero competirá con empresas privadas y asociaciones público-privadas.

Acompañado por los coordinadores panistas en el Senado, Jorge Luis Preciado, y la Cámara de Diputados, Luis Alberto Villarreal, señaló que el modelo de la industria petrolera está agotado, es inviable e insostenible, por lo cual necesita ser reformado a fondo para que vuelva a ser productivo.

Madero Muñoz dijo que se tiene previsto discutir esa reforma en el próximo periodo ordinario de sesiones, siempre y cuando se cumplan las condiciones que pusieron PAN y PRD en el Adéndum del Pacto por México, en particular la aprobación de la reforma político-electoral.

El dirigente del PAN comentó que los principales fines de la reforma energética que propone Acción Nacional son el crecimiento económico, la competitividad, la generación de empleos y la independencia energética.

Villarreal García detalló, a su vez, que la propuesta energética panista pretende reformar los Artículos 25, 27 y 28 constitucionales y será presentada en el marco de la Comisión Permanente el miércoles 31 de julio.

Recalcó que urge transformar a Petróleos Mexicanos (Pemex) en una empresa productiva, que preserve para la nación la propiedad sobre los hidrocarburos y promueva la competencia en los procesos de refinación, petroquímica y transporte.

"Se requiere invertir donde hoy no alcanzan los recursos fiscales, explorar donde no llega nuestra tecnología, refinar lo que hoy compramos en el extranjero y generar valor a la altura de nuestras potencialidades", expuso.

El líder de los diputados panistas señaló que la izquierda ha puesto sobre la mesa una propuesta que en su diagnóstico, limita exclusivamente la discusión al tema petrolero, mientras que el gobierno federal sólo ha compartido un diagnóstico -sin propuesta- llamado Estrategia Nacional de Energía.

En su oportunidad, Jorge Luis Preciado Rodríguez advirtió que en México hay dos problemas en materia energética: el primero es el exceso de petróleo, pues "nuestro principal comprador que es Estados Unidos será autosuficiente en cinco años".

El otro es que "pese a que somos uno de los principales productores de petróleo en el mundo, somos una de las naciones en que tanto la gasolina como el gas se presentan como los más caros del planeta", añadió el coordinador de los senadores del PAN.

A su vez, el diputado Ricardo Anaya consideró urgente una reforma energética porque se están agotando los yacimientos en Cantarell y se requiere ir a fuente más caras, así como inversiones del orden de los 50 mil millones de dólares.

De ahí que la propuesta que presentará el PAN establece siete planteamientos, entre ellos que la propiedad de hidrocarburos sea de la nación, que Pemex siga siendo una empresa propiedad del Estado, además de que haya apertura a la competencia incluso en refinación.

Asimismo, que la paraestatal y todas las instituciones del sector promuevan el desarrollo de proveedores nacionales, además de la sustentabilidad como objetivo central, por lo que por su tamaño la petrolera deberá ser uno de los ejes contra el cambio climático.

Manifestó que de acuerdo con la propuesta panista no se debe privatizar Pemex pero sí fortalecerse, lo que implica inyectarle recursos y hacer un plan para resolver su pasivo laboral, que es del orden de 1.3 billones de pesos.

Del mismo modo, dotar a la empresa de autonomía tanto de gestión como presupuestal, lo que implica la creación de dos organismos constitucionales autónomos: la Comisión Nacional de Hidrocarburos y el Fondo Mexicano del Petróleo, concluyó.