Rechaza AMIA acuerdo Argentina-Irán para investigar atentado

La Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) rechazó hoy el acuerdo firmado entre Argentina e Irán para investigar el ataque terrorista sufrido hace 19 años en Buenos Aires y que mató a 85 personas.

Al conmemorar un nuevo aniversario del atentado ocurrido el 18 de julio de 1994, el presidente de la AMIA, Leonardo Jmelnitzky, advirtió que Irán no tiene ningún interés en encontrar a los culpables.

"El cinismo histórico de Irán que los conduce a rechazar la existencia de inhumanos campos de concentración es lo que nos genera desconfianza con respecto a las verdaderas intenciones de firmar el memorándum", dijo.

"¿Qué interés podría tener Irán en encontrar a los culpables cuando esgrime argumentos disparatados para negar el asesinato de seis millones de personas?", agregó el dirigente al recordar que ese país niega el Holocausto.

Frente a la multitud reunida en la AMIA, Jmelnitzky explicó que "el acuerdo es contraproducente para el esclarecimiento de la causa y adolece de vicios de inconstitucionalidad".

El 18 de julio de 1994, un coche bomba estalló en las puertas de la AMIA, en pleno centro de Buenos Aires, y dejó un saldo de 84 muertos y centenares de heridos, y marcó el inicio de una historia de impunidad.

Un par de años antes, en 1992, había sido atacada la embajada de Israel, pero hasta ahora ninguno de los dos casos ha sido esclarecido, nadie está en la cárcel y las causas están paralizadas.

El pasado 28 de diciembre, Argentina e Irán firmaron un memorándum que crea una Comisión de la Verdad en la causa por el ataque contra la AMIA y abre la puerta a que los imputados iraníes sean interrogados en Teherán.

Pese a que el gobierno presentó el convenio como un avance, ya que es la primera vez en casi dos décadas que Irán acepta colaborar, la AMIA y la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) rechazaron cualquier negociación con esa república islámica.

Así se inició una fuerte confrontación entre el gobierno y las entidades judías que denunciaron "oscuros intereses", aunque otras asociaciones de familiares de las víctimas del ataque respaldaron el pacto porque es la única manera de reabrir la causa judicial.

La comunidad judía argentina teme que el acuerdo sólo sirva para dar por terminado el caso sin ningún resultado concreto, como ha ocurrido hasta ahora.