Aumenta polémica por suspensión de juicio a Ríos Montt por genocidio

La polémica en torno al juicio por genocidio que se le sigue al ex gobernante de facto, Efraín Ríos Montt, continuó hoy en Guatemala, mientras el máximo tribunal en materia constitucional evalúa si continúa el proceso o se anula.

El debate público del histórico proceso, el primero por genocidio en este país centroamericano, fue abierto el pasado 19 de marzo y suspendido de manera provisional justo un mes después, el 19 de abril.

Las declaraciones de grupo que niegan o sostienen que hubo genocidio en el pasado conflicto armado interno en Guatemala (1960-1996) se repiten, con lo que aumenta la polémica y la polarización relacionada con el juicio.

El asesor especial de la Secretaría General sobre la Prevención del Genocidio de las Naciones Unidas, Adama Dieng, instó a las autoridades judiciales involucradas en el juicio "a la conclusión del proceso".

En un comunicado, divulgado en Guatemala, el alto funcionario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) llamó "a depurar responsabilidades por los crímenes masivos cometidos durante el conflicto armado interno de Guatemala".

Intelectuales y ex funcionarios que participaron en las negociaciones de paz con la guerrilla emitieron este jueves una nueva declaración en la que ratifican su posición de reconocer "las atrocidades" del pasado conflicto armado y de que "no se cometió genocidio".

Otro grupo que denuncia el genocidio, lidereado por la Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú, criticó a los ex funcionarios y ex protagonistas de las negociaciones de paz por pretender que haya paz sin justicia y negar la estrategia del Ejército contra las poblaciones indígenas.

La jueza Karol Patricia Flores, que llevó el caso, resolvió de manera sorpresiva anular el proceso por genocidio, lo que rechazó la magistrada a cargo del juicio, Jazmín Barrios, quien debió suspenderlo en espera de que se pronuncie la Corte de Constitucionalidad (CC).

Flores informó el miércoles que regresó el expediente del juicio por genocidio a la CC, máximo tribunal en materia constitucional, que deberá resolver en los próximos días sobre la anulación del juicio.

El juicio por genocidio y deberes contra la humanidad se sigue al ex gobernante de facto (1982-1983), Ríos Montt, y al ex jefe de los servicios de inteligencia del Ejército, José Mauricio Rodríguez Sánchez.

Ambos generales retirados enfrentan cargos de genocidio y crímenes de lesa humanidad en relación a violaciones y abusos de derechos humanos cometidos contra la población Maya Ixil en el departamento de Quiché de Guatemala entre 1982 y 1983.

La Comisión para el Esclarecimiento Histórico, creada con el respaldo de Naciones Unidas, tras los acuerdos de paz firmados el 29 de diciembre de 1996, describió lo sucedido como "actos de genocidio".

El juicio por genocidio contra los dos militares estaba en su fase final, cuando la jueza de primera instancia resolvió el pasado 18 de abril anular el proceso.

Esa decisión fue considerada ilegal por el Tribunal A de Mayor Riesgo a cargo del enjuiciamiento de Ríos Montt y Rodríguez Sánchez.

El Ministerio Público busca probar en el debate que los dos militares son responsables de la muerte de mil 771 personas de la etnia Ixil, ejecutados en operativos del Ejército contra la guerrilla en el período de 1982 a 1983, en el gobierno de facto de Ríos Montt.

El gobierno y la guerrilla de Guatemala suscribieron el 29 de diciembre de 1996 un acuerdo de paz, avalado por la ONU, que detuvo una guerra interna que en 36 años causó 200 mil víctimas, entre muertos y desaparecidos.