Sin Mandela, el mundo ya no sería el mismo: embajador sudafricano

El mundo no sería el mismo hoy sin Nelson Mandela, quien influyó en miles de personas en la forma de ver la vida; aseguró el embajador de Sudáfrica en México, Sandile Nogxina, en el marco del cumpleaños 95 de Madiba (título honorífico otorgado por su clan como muestra de respeto).

En entrevista con Notimex, se le preguntó si cree que sin Mandela no habría Obama?, "No lo sé, pero lo que Obama ha dicho abiertamente es que Mandela lo inspiró como líder y él recientemente dijo que es su héroe, una persona de quien recibió un tipo de inspiración que le hizo ser presidente, por tanto, si Mandela no hubiera estado ahí, él no hubiera estado ahí y no podría decir que así fue", respondió.

En una amplia conversación en su oficina ubicada en Polanco, Sandile Nogxina, notablemente conmovido recordó cuando fue subordinado de Mandela, de que siempre lo caracterizó el trato "cercano y humano" hacia los demás, sin excepción; consideró que los poderosos del mundo, deben seguir el ejemplo de humildad del líder sudafricano y premio Nobel de la Paz, que se encuentra actualmente hospitalizado.

"Hay que ser magnánimo cuando estás en el poder; hay que ser una persona que abraza a los demás cuando estés en el poder, el hecho de que tu estés en el poder no significa estar por encima de los demás y que tengas derecho de excluir a otros; hay que tener la capacidad de compartir el poder".

Por eso, cuando Madiba ganó las elecciones después de salir de la cárcel, "él no ejerció ese poder solo, él trajo consigo a personas de otros partidos de los que habían perdido elecciones para formar un equipo de unidad nacional, ese equipo que fue conformado incluso por personas que lo pusieron en prisión, a ellos, también los llevo a gobernar".

Así que "la lección que él ha dado al mundo es que la democracia puede dictar a la mayoría, es la que el rige o gobierna, pero él ha redefinido el significado de la democracia, él dice que la democracia significa la inclusión, hay que traer a bordo, a aquellos que han perdido, no ejerzas el poder tu solo, ejércelo junto con los demás", refirió el embajador de Sudáfrica en México con concurrencia en Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Panamá.

Durante la platica, el diplomático aprovechó para resaltar que este año es muy especial entre ambos países, porque coincide con varias celebraciones importantes en cuanto a la democracia de África en particular, marca el vigésimo aniversario de las relaciones diplomáticas con México; 50 años del establecimiento de la unión africana; así como medio siglo de adopción de la carta africana de los derechos humanos.

Y ahora, indicó, "México también ha decidido utilizar el cumpleaños de Nelson Mandela, el 18 de julio, para celebrar todas esas fechas importantes en la vida del continente africano". Así, de forma ejemplar pero discreta, estaremos celebrando los derechos humanos durante estos días, aunado al aniversario de Mandela".

Porque Mandela "nunca morirá, sólo su cuerpo desaparecerá, pero su alma permanecerá plasmada en los valores que él ha promovido, los valores que él ha dejado para la sociedad sudafricana y en las estructuras de gobernanza que él ha creado; en los proyectos de generosidad que él ha participado, todo esto permanecerá en diversas áreas", anotó el diplomático sudafricano.

Sobre la salud de Madiba, admitió que la embajada está preocupada, así como los cerca de 50 sudáfricanos que integran su comunidad en México; pero a todo el mundo le duele saber que está mal; "es algo natural cuando alguien está enfermo y seriamente enfermo y claro que existe una preocupación, claro que la embajada está preocupada por la salud de Nelson Mandela y también la comunidad sudafricana en México está preocupada por su salud, pero estamos seguros de que él está recibiendo la mejor atención médica posible que Sudáfrica puede brindarle".

Pero "así de preocupados como estamos, también sabemos que Nelson Mandela, tan importante que es para Sudáfrica, también es un ser humano y al final de todo ser humano está la muerte y que inevitablemente, va a suceder un día u otro".

Lo que nos reconforta es la obra que ha llevado a cabo a los largo de estos 95 años, su obra permanecerá con nosotros para las generaciones futuras, incluso, si el llegase a morir, solamente su carne, su cuerpo mortal es lo que bajara a la tumba, Mandela como persona, como un símbolo de los derechos humanos, permanecerá para las generaciones futuras.

El embajador asegura que nunca ha sido testigo en México de discriminación y mucho menos ha sido víctima de ello; reveló que conoció a Mandela en persona, "yo trabajé con Mandela en el mismo edificio, en aquel tiempo, yo estaba trabajando para su partido en el ANC y era impresionante trabajar con él.

Madiba quería saber el estado en que se encontraban nuestras familias y eso era algo que nos sorprendía porque no solamente nos veía como sus camaradas o empleados, nos veía como seres humanos, que también tenían vida más allá del ambiente laboral y eso, lo hacía un jefe especial, un jefe que no solamente quiere saber sobre tu trabajo, sino que él quería saber cómo estaba tu vida en casa".

Hace mucho tiempo tuve la oportunidad de ser el Director General del Departamento de Minas en Sudáfrica después del Aparheid, cargo que me dio Nelson Mandela y en junio de 2011 al jubilarme, una de los más valiosas propiedades que tuve al salir de mi oficina, fue una carta de nombramiento con la firma de Nelson Mandela, concluye emocionado.