Responsabilidad civil causaría crisis financiera familiar

Autoridades y representantes de diversos sectores consideran necesaria una regulación que establezca a nivel nacional la obligatoriedad de contar con un seguro de responsabilidad civil, ante los elevados gastos que representan los accidentes automovilísticos para los mexicanos.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) estima que con un seguro de este tipo las compañías del sector aportarían alrededor de 25 mil millones de pesos.

Sin embargo, en la actualidad esa cantidad queda a cargo de los conductores involucrados en accidentes, pues con la aprobación de las reformas a la Ley Federal del Trabajo a finales del año pasado se modificó la base de indemnización en caso de muerte, al pasar de 730 días a cinco mil días de salario mínimo.

Si bien, cada legislación estatal considera diferentes criterios, la indemnización oscila entre los 310 mil a los casi cinco millones de pesos, según dicte el juez encargado de ventilar cada caso, lo que resultaría en muchos casos en una grave afectación a la economía familiar.

La responsabilidad civil es la obligación legal de reparar, sustituir o indemnizar el daño causado a otro, derivado de una negligencia, impericia o riesgo creado, es por ello que toda persona o empresa que cause un daño a otro está obligada a repararlo.

La Condusef reporta que cada año en el país se registran 4.2 millones de accidentes vehiculares, los cuales causan 16 mil 600 fallecimientos.

Dichos accidentes se traducen en ocho mil hogares que pierden al jefe de familia, cuatro mil personas que quedan discapacitadas y casi un millón de personas que sufren lesiones.

Para cubrir estos daños, la mayoría de los automovilistas cuenta con seguros con coberturas inferiores a 1.5 millones de pesos por responsabilidad civil. Ante esta situación, las compañías de seguros ofrecen en la actualidad extender sus coberturas con un costo adicional.

Por ello, es claro que las afectaciones podrían aumentar de manera significativa si los automovilistas, aseguradoras y gobierno dejan pasar el tiempo sin tomar la responsabilidad que a cada uno corresponde, concluye la Condusef.