Celebra Carlos Berlie 30 aniversario de su ordenación episcopal

El integrante de la Pontificia Comisión para América Latina y IV arzobispo de Yucatán, Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, celebró hoy el 30 aniversario de su ordenación episcopal, ministerio desarrollado en Baja California y Yucatán.

Ante el nuncio apostólico Christophe Pierre, el cardenal hondureño Oscar Andrés Rodríguez Madariaga y el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, José Francisco Robles Ortega, el jerarca católico describió a la iglesia católica yucateca como "viva, dinámica, trabajadora y comprometida con el servicio a los demás".

Ante feligreses y autoridades civiles, como el director de Asuntos Religiosos de la Presidencia, Roberto Herrera Mena; el gobernador Rolando Zapata Bello y el alcalde de Mérida, Renán Barrera Concha, afirmó que esas cualidades han llevado a su rebaño a encabezar 206 obras sociales.

Indicó que todos los días del año se prestan diversos servicios sociales, al mismo tiempo que reconoció el trabajo de sacerdotes, religiosas y laicos que trabajan en favor de los más necesitados.

Expuso que entre las acciones de su ministerio que más le llenan de satisfacción como obispo está la ordenación de 115 sacerdotes, "don maravilloso que el Señor nos ha dado".

Al cabo de 30 años, añadió, puedo repetir como San Pablo que "yo se bien en quien deposité mi confianza", frase que tiene más que nunca vialidad y calidad.

"Jesucristo es quien nos invitó, es a quien personificamos en nuestro ministerio y es quien nos acompaña, quien nos conduce por la gracia del Espíritu Santo. Se nota que el Espíritu Santo guía a la Iglesia, es una prueba fehaciente", abundó.

"Le pido ustedes pueblo fiel, hermanos en sacerdocio y hermanos en el episcopado que le pidan al Señor que sigamos siendo siervos fieles, generosos para cumplir lo que el Señor espera de nosotros y como decía el Papa Francisco el día de su elección: no dejen de rezar por mi", apuntó.

En su intervención, el cardenal Rodríguez Madariaga recordó la vida del jerarca católico yucateco y que en la ordenación episcopal es colocado el libro de los Evangelios sobre la cabeza del ordenado como símbolo que "el Evangelio penetra en él y lo transforma, exégesis viva de la palabra".