Señalan a crimen organizado de muerte de perredista en Zacatecas

El procurador de Justicia del estado, Arturo Nahle, informó que fueron integrantes del crimen organizado, con el apoyo de una sexoservidora, quienes asesinaron al perredista Aquiles González, el pasado 4 de julio, para robarle 600 mil pesos.

En conferencia de prensa, el funcionario señaló que por los hechos ya hay un detenido, apodado "La Tuta".

Nahle señaló que la sexoservidora tenía una relación cercana con el que fuera coordinador de campaña del candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) a alcalde del municipio de Guadalupe, Gerardo Romo, y ésta estaba relacionada con el cártel del Golfo.

Indicó que la sexoservidora fue la que dio información a los responsables del homicidio de que González contaba con aproximadamente 600 mil pesos, que serían para el pago de la nómina de los miembros del equipo de campaña del ex abanderado.

Agregó que el autor material y confeso del homicidio es Víctor Manuel López Pérez, alias "La Tuta", quien ya está recluido en el penal de Cieneguillas, aunque el primer fiscal de Zacatecas señaló que hay tres hombres y una mujer más involucrados en los hechos, aunque no dio más detalles para no entorpecer las investigaciones.

Al narrar los acontecimientos, Nahle dijo que la noche del viernes 4 de julio Aquiles González, junto con Armando Vázquez y dos personas más, cenó en una birriería del municipio de Guadalupe, de donde salieron cerca de las 22:00 horas.

Sostuvo que Aquiles y Armando se despidieron y se fueron. Al día siguiente los reportaron como desaparecidos.

Sin embargo, el viernes después del mediodía Armando fue localizado ileso y hasta las 19:30 horas se halló a Aquiles muerto en el interior de la vivienda que utilizaba como oficina, en la calle Santa Magdalena de la Quinta Santa María, en el fraccionamiento Las Quintas.

Según las investigaciones, al despedirse el perredista fue por la prostituta y juntos se fueron a la oficina, momento en que fue seguido por "La Tuta" y tres personas más, en un automóvil blanco. Luego fue ésta quien les abrió la puerta a los presuntos integrantes de la célula criminal para robarlo y asesinarlo.

Finalmente, Nahle rechazó que el móvil del asesinato haya sido político, ya que en el interior de la vivienda se encontraron los documentos que los líderes del PRD y PAN, Gerardo Espino y Arturo López, respectivamente, habían reportado como robados.

Por otra parte, ante lo dicho por el procurador zacatecano, Espinoza Solís y López solicitarán una segunda opinión sobre las conclusiones e investigación dadas a conocer hoy por la dependencia estatal.

Por separado, ambos líderes partidistas señalaron que la petición la realizarán porque no confían en la Procuraduría, tal como ellos y el presidente nacional del Sol Azteca, Jesús Zambrano, lo expresaron el viernes 5 de julio, cuando se dio a conocer el homicidio de quien fuera el coordinador de campaña de Gerardo Romo.