Rechaza comunidad universitaria violencia en la UNAM

Ante la toma del edificio de Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la comunidad universitaria rechazó la violencia como fórmula para expresar demandas o promover soluciones.

La UNAM publicó un pronunciamiento en el que estudiantes, académicos y trabajadores de 18 facultades, ocho escuelas, 28 institutos, 15 centros y dependencias académico-administrativas recabaron 115 mil 664 firmas para exigir que se liberen las instalaciones y se regrese a la normalidad.

A su vez, el Comité Ejecutivo del Sindicato de Trabajadores de la máxima casa de estudios (STUNAM) reiteró mediante un desplegado publicado en un diario de circulación nacional, su rechazo a la violencia como método para dirimir las discrepancias entre universitarios.

"Estos eventos engarzan en la necesidad mostrada por una minoría en desprestigiar a nuestra máxima casa de estudios; manifestamos nuestra plena defensa de la Universidad Nacional Autónoma de México. No podemos permitir que se ponga en riesgo este patrimonio educativo que es de todos los mexicanos", indica la misiva.

En ese sentido, el STUNAM hizo un llamado a las personas que tienen tomadas las instalaciones de la Rectoría a que depongan su actitud y las devuelvan cuanto antes, "ya que con este tipo de actitudes violentas seguirán obteniendo el repudio de la comunidad universitaria y de la sociedad mexicana".

En otro desplegado, el Consejo de Rectores de la Universidad de Guadalajara manifestó su solidaridad y apoyo al rector José Narro Robles, a los directores de facultades, escuelas e institutos y a su comunidad académica, ante los hechos de violencia de que ha sido objeto esa casa de estudio.

Señaló que la autonomía universitaria es una garantía constitucional que no debe ser invocada como pretexto para perpetrar actos arbitrarios, cuyo único efecto es lesionar la vida institucional y amenazar las oportunidades educativas de miles de estudiantes universitarios.

"Las autoridades de la UNAM han actuado correctamente al hacer respetar su normatividad interna y al solicitar a las autoridades correspondientes que actúen en consecuencia para hacer efectivo el derecho a la autonomía", abundó.

En ese sentido, los rectores de esa casa de estudios se pronunciaron por la liberación inmediata de las instalaciones en cumplimiento estricto del marco legal, "la universidad es la casa del conocimiento y sus funciones sustantivas no pueden ser detenidas, ni distraídas por actos fuera de la ley".