Advierte Santos que impedirá a manifestantes bloquear carreteras

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, advirtió hoy que la Fuerza Pública impedirá cualquier intento de bloqueo a carreteras por parte de los manifestantes, durante las protestas sociales que se promueven en el país.

"No permitiré que ningún paro me bloquee una sola carretera", sentenció el mandatario, quien en las últimas horas endureció su postura frente a miles de campesinos y mineros que presionan con movilizaciones una solución a sus demandas.

En una visita al suroccidental departamento de Risaralda, Santos informó que la Fuerza Pública tiene la orden de impedir que se cierren las carreteras y reiteró que el gobierno tiene voluntad de diálogo, pero sin medidas de hecho.

Más de 14 mil campesinos mantienen desde hace 38 días sitiada la región nororiental del Catatumbo, lo que ha llevado a un desabastecimiento de víveres y medicina, por el bloqueo de las vías de acceso a varios poblados del sector.

El bloqueo carretero, ha derivado en choques con fuerzas antidisturbios, que han dejado cuatro personas muertas por heridas de bala y más de 60 lesionadas, la mayoría de ellas policías.

Los campesinos piden el cese de la erradicación de cultivos de hoja de coca y la declaración del Catatumbo como zona de reserva campesina, mientras los mineros, en paro desde este miércoles, reclaman mejores condiciones para ejercer su trabajo.

Santos insistió en que algunas de las protestas, como el paro minero, están infiltradas por actores ilegales que pretenden sacar provecho de las manifestaciones sociales.

"Esos criminales comenzaron a azuzar a los mineros artesanales para irse a un paro y les están diciendo que lo que tienen que exigir es que deroguen el decreto que permite la destrucción de la maquinaria que está dañando el medio ambiente", dijo.

El mandatario se refería a la norma que les da la facultad a las autoridades de destruir la maquinaria con la que se realiza la minería ilegal, la cual según el gobierno, sirve para financiar a los grupos armados en Colombia.

El jefe de Estado colombiano explicó que no se pretende acabar con la minería artesanal, sino con la "minería criminal" que está destruyendo los ríos y los bosques de este país sudamericano.